lunes, 2 de junio de 2008

Cela y Borges

Tras meses de depresión lectora, no sé por qué, vuelvo a la biblioteca pública de mi barrio y saco tres libros, elegidos casi al azar: unas breves memorias de Camilo José Cela y una introducción al budismo y unos comentarios sobre la Divina Comedia, ambos de Jorge Luis Borges.

Cela y Borges. Ambos me gustaban mucho hace años, y leí un montón de libros suyos. Viendo la Introducción a los libros que he sacado, recuerdo una coincidencia curiosa: la abuela paterna de Borges y la madre de Cela eran inglesas, y ambos se educaron con institutrices de esa nacionalidad. Ambos llevaban esta ascendencia británica con mucho orgullo, les ayudo a construir cierta pose, como si fueran marcianos caídos en sus respectivos países y épocas, separados de la mediocridad que les rodeaba, como si fueran extranjeros en España o en Argentina. Creo que esta pose, que se refleja en su literatura, era de las cosas que más me atraía de ambos (aparte del hecho, evidente, de que eran grandes escritores).

A partir de ahí, las coincidencias se acaban. Borges hace una literatura a-temporal y a-local, que se escribió en la Argentina como se pudiera haber escrito en Suiza o en China (hablo de la que se ha publicado en España, sus cuentos y sus ensayos), con una actitud entre lúdica, lógica y sonámbula. Cela trata siempre temas españolísimos, pero lo hace desde la distancia, sin entrar en compasiones o en sentimientos: su primera novela importante, quizá de las mejores, La familia de Pascual Duarte, narra la siniestra historia de un tío que va degollando a su perro, a su familia y a sus vecinos, y lo cuenta con la asepsia con la que un explorador británico narraría las costumbres de un animal de la India.

A ver si me los leo enteros.

3 comentarios:

alejops dijo...

Ufff... para mí son dos autores "difíciles", digamos. El año pasado me hicieron leer La colmena y no me acabó de gustar, este Cela no me caía muy bien tampoco.
De Borges he leído trozos de El Aleph y me parece mejor, pero aún así se me escapa. Tendré que volver a probar.
Ánimo con las lecturas, y ya nos contarás qué tal.

(sin número) dijo...

Yo no he leído a ninguno, pero ya me has dado una idea de cómo eran. Una introducción al budismo... interesante.

Un saludo

Fernando dijo...

Queridos Alejops y Sin Número:

A mí no me parecen difíciles, sino bien fáciles: por eso les he elegido para volver a leer, tras varios meses sin hacerlo. La colmena me pareció una obra bien entretenida, porque al haber tantas historias, si una te aburría la siguiente te entretenía, como en un chat. Y Borges, claro, es fácil de leer, como para adolescentes. En concreto, su introducción al budismo, bien corta, es para gente que no sabe nada del tema, como es mi caso.

F.