viernes, 20 de junio de 2008

La soledad del blogger

Ya hablamos en su día de la vanidad del blogger.

La soledad del blogger. Es decir, estas preguntas: ¿Cuánta gente contesta mis posts, más o menos habitualmente? ¿Cuánta gente me gustaría que lo hiciera? ¿Pienso que hay una relación entre la gente que me contesta y la gente que me lee sin contestar (tipo: por cada uno que contesta hay cinco que leen sin contestar)? ¿Me importa que haya o no gente que me lea sin contestar?

Estas preguntas me han surgido por un blog que leo todos los días, de un cura muy simpático y muy santo. Tiene este blogcura una blogfeligresía fija, que le contestamos periódicamente, no todos los días, pero sí a lo mejor una o dos o tres veces por semana: más o menos, calculando al alza, unos 15 bloggers, lo que está muy bien. En un post del otro día comentó, muy contento, que había llegado a las 30.000 entradas, y que además tenía una media de 300 lectores diarios. Esto me dejo muy sorprendido: ¿es posible que si uno tiene 15 bloggers contestadores haya otros 285 que se limitan a pasar, leer e irse? ¿19 lectores callados por cada 1 respondón? Me pareció exagerado. Cometió el buen padre la ingenuidad de animar a sus blogfeligreses anónimos a que se manifestaran, como dice él, para que así todos nos conociéramos mejor, en plan parroquia. Gran ingenuidad, claro. No aparecieron ni los 285, ni 150, ni 50, sino unos 12. Hay que deducir que los otros 237 que faltan para llegar a 300 diarios o son muy tímidos o somos los habituales que entramos varias veces al día para ver si nos publican el envío y para ver si alguien ha respondido a nuestras grandes ocurrencias.

Hace tiempo conocí un caso aún más radical. La página web era de un chico muy comunista, en donde sólo respondíamos dos personas: un amigo suyo todavía más comunista, y yo, nada comunista. Aquello estaba muy bien, tenía un punto casi familiar, nunca vi ninguna contestación de un tercero. Un buen día, tuvo una ocurrencia similar a la del cura: proclamó que según un medidor, tenía 130 lectores diarios, y que como estos eran muchos, le habían metido en una categoría especial, de webs muy visitadas. Me pareció increíble que alguien tan inteligente como él pudiera creerse esto: ¿como va a ser cierta una proporción de 64 lectores callados por cada 1 contestador? ¿Ninguno de esos 64 tuvo nunca jamás nada que decir, ni un mero “Esto está muy bien”?

¿Cuánta gente contesta mis posts, más o menos habitualmente? ¿Cuánta gente me gustaría que lo hiciera?

(Para otro día dejo la explicación del enorme beneficio que este blog supone para mi cerebro y para mi corazón)

8 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Fernando:

Por un lado:

Es muy curioso que digas "¿Cuanta gente contesta mi blog?" y no "¿Cuanta gente comenta mi blog?"
Dice mucho de lo que queres hacer o haces con tu blog.

Por otro lado:

Es comprobado que el número de visitas no alcanza, la mayoría son siempre azarosa. Hay que identificar las visitas frecuentes.

Por un tercer lado:

Hay algo que no logro explicarme completamente hay en estas relaciones posmodernas vía Internet.

Por un cuarto y último lado:

Espero conocer los beneficios que mencionas.

alejops dijo...

Pues yo tiendo a creérmelo. Hay gente(yo mismo) que visita(ojea) muchos blogs pero sólo se para a comentar en dos o tres. Así que pido perdón por lo que me toca, porque muchas veces te leo y me voy sin decir ni "mu". Y creo que esto lo hacen muchos en todos los blogs, un montón de gente se queja de ello. Yo no, porque aún no me he animado a poner un contador, así que sólo conozco a los que comentan. Quizá sea lo mejor.
Yo creo que la causa principal es que comentar da un poco de pereza, a no ser que quieras decir algo muy importante. O también que seas tan majo como para molestarte en escribir un "esto está muy bien", sólo por ágrado al que lo ha escrito. Pero claro, quizá escribir sólo eso queda muy simplón...
Son pocos los que leen, menos los que escriben, menos aún los que son leídos, y muchísimos menos los comentados.

(sin número) dijo...

Hola, Fernando:

Pues llevas razón: es una exageración decir que uno tiene 300 lectores. Lo explico.

- Por un lado, las visitas sólo cuentan una vez por día, aunque uno se meta 10 veces. Creo que son las cookies las responsables.

- Por otro lado, hay una opción para que el blog aparezca en los buscadores de la red o no. Si está activado para que aparezcan, es muy posible que el blog sea un posible resultado (comprobado) y entren en la página; luego vean que no es lo que buscan y se vayan sin leerlo.

Aquí tengo que decir, que yo cuando tenía activado para ser localizado en los buscadores nunca bajaba de 50 visitas diarias. Al desactivarlo, me muevo siempre alrededor de las 10 o 15; algo que podríamos decir que se puede corresponder con la realidad. Me suelen escribir 5 ó 6... no está mal (aunque me gustaría más...xD

- Y por último, el hecho de que todos utilicemos Google y que Blogger sea de su propiedad hace que con más facilidad aparezca en los resultados.


Yo leo pocos, pero escribos en casi todos ellos.

Y, en fin, también me gustaría conocer tus motivos. Yo expondré los mios en la entrada 100 (pufff, ¡qué lejos de los 30.000!), a ver si tenemos iguales o no motivaciones.

Saludos desde Jaén

Pedro Martín dijo...

El tema es que quiere uno. Que lo comenten. Que lo visiten o hacerse famoso con el blog.

La gente que pasa puede ser 300 pero quizá pusieron algo en google y terminaron en tu blog.Sus visitas duran menos de 5 segundos.

Ahora si lo que quieres es participación lo único que cuenta son los comentarios...

Como este!! Saludos desde la tierra de la soja maldita!!

Fernando dijo...

Querido Juan Ignacio:

Los beneficios del blog para mi cabeza son que me obliga a pensar seriamente. No bastan vagas divagaciones sobre tal Ley o tal pasaje del Evangelio, si esto lo va a leer alguien he de esforzarme en articular mis ideas, en pensar y en escribir bien. Los beneficios para mi corazón son que puedo comentar temas que con mis amigos reales no puedo, por pudor, o porque para ellos ya son temas aburridos o sabidos, que no les interesan. Y, cómo no, que puedo consultaros cosas (como lo del ascenso injusto) que con ellos no, pues ya tienen una opinión viciada, porque conocen el trasfondo de los temas.

Sí, yo contesto las entradas de otros bloggers, y entiendo que los demás hacen esto mismo con las mías. Si un blogger cuelga un texto de Aristóteles o una entrevista con el Presidente Zapatero, yo me limito a comentarlo, sin más: ni a Aristóteles ni al presidente Zapatero les importan nada mis opiniones ni se van a molestar en contestar, pero con los bloggers no ocurre eso: hay una conversación, una respuesta, un interés por la opinión del otro, un enorme agradecimiento cuando me contestaís. No sé si es una visión ingenua, pero en mi caso es así.

En fin, el calificativo de amigos del post anterior es una gracia simpática, una hipérbole cariñosa. Yo sé bien lo difícil que es que alguien de la vida real llegue a ser tu amigo, y que puedes estar años hablando mucho con alguien real y nunca pasar de la categoría de conocido. Si esto es difícil en la vida real, mucho más en la vida del blog. Es como cuando saludo a un recién llegado con un "Querido ...", una exageración simpática y amable, no una descripción real. /// Eso no quita que cuando uno de mis bloggers habituales cuenta algo alegre yo me alegre, realmente, y que cuando cuente algo triste me entristezca, realmente, y rece por él.

Cuídate mucho, y escribe sobre Guinea, como te dijo Alemamá.

F.

Jesús Sanz Rioja dijo...

Creo que la gente en los blogues sigue la máxima de Merk Twain (si era de él): "es mejor tener la boca cerrada y parecer tonto que abrirla y despejar toda duda". Timidez escénica, aunque usen motes.

teka dijo...

f!!!sigo en mi proceso de desengancharme de los blogs!!jaja acabé siendo de esas que abren minimo 12 veces al día el blog para saber si alguien había dejado comentarios, despues me paseaba por otros blogs en busca de cosas que comentar y despues para saber que me habían contestado o tan solo paseaba por el placer de hacerlo.
el mundo del blog es curioso.
y aunque me emocionaba cuando veia en mi mapa apareces mas puntos de gente que me leia por todo el mundo o el contador que cada vez marcaba un numero más creo que lo que realmente cuenta son las personas con las que has mantenido un dialogo y puedo decir sin faltar a la verdad que con esas personas se ha establecido un trato especial rozando la amistad.
y eso para mi es lo que cuenta de los "visitadores"

am dijo...

Al número total también hay que restarle el de los visitantes frecuentes que entran varias veces al blog antes de(o sin)comentar. Te leemos, a veces da igual cuántos, ¿no crees?