jueves, 28 de junio de 2012

Portugal

España jugó ayer su 3ª semifinal consecutiva, tras las de la Eurocopa 2008 y el Mundial 2010. Había una gran preocupación previa con Portugal: uno hizo un cálculo y dijo que Cristiano Ronaldo había marcado en la Liga pasada más goles él solo que todos los jugadores españoles juntos.

Por la tarde había gente por la calle con la camisa roja de la selección. Desde dos horas antes, pese al terrible calor, en las terrazas de los bares la gente había cogido un buen sitio junto a la tele. Fui a Misa, comulgué, y después de pedir por la gente de siempre se me escapó "y por la selección". Me arrepentí de inmediato.

Antes del partido los jugadores portugueses cantaron a gritos su himno, As armas; nosotros no, porque no tiene letras. Al menos nadie silbó.

El partido fue muy duro porque las dos selecciones eran igual de buenas. A veces se tiraban tiros locos desde el centro del campo, todos fallidos. Cuando los españoles llegaban al área portuguesa había como 20 defensas impiéndoles tirar. 0-0 empezamos, 0-0 acabó el partido, 0-0 acabó la prórroga.

Ambos fallamos el primer penalty, ambos acertamos el 2º y el 3º, ellos fallaron y nosotros acertamos el 4º, marcó Cesc Fábregas en nuestro 5º tiro y nos clasificamos para la final. Lo mejor de la noche -con diferencia- fue la cara de bobo que se le quedó a Cristiano Ronaldo, se había reservado para tirar el 5º portugués y darles la victoria. No tuvo ocasión, se fue -una vez más- furioso.

Discreta celebración por las calles de mi barrio, a las 12 todo era silencio.

Como no hay rosa sin espinas, al recoger la cena se me cayó una bandeja y me rompí la esquina de una uña. Hasta que se regenere me recordará esta noche de gloria, quizá la última.

10 comentarios:

paterfamilias dijo...

De acuerdo en que lo mejor fue, además de la victoria, la cara que se le quedó a C. Ronaldo. ¿Pero es que nadie se atreve a decirle nada? Que alguien de su equipo o de su selección le diga por fin que deje de hacet el idiota.

yeste lima dijo...

Aunque se te escapó, intuyo, que desde Arriba prestaron su poquita de ayuda.

No entiendo mucho de fútbol pero en los primeros 90 minutos me aburrí un poco, sin embargo en la prórroga no dejé de estar intranquila y ya en los penaltis, no podía estar quieta en el sillón.

Emocionante.

dolega dijo...

Tienes toda la razón. A mi Crsitiano me pone de los nervios.
En mi casa mi hijo decía que iba a meter nose cuantos. y yo que no.
Porque lo tengo visto. Se lo come la ansiedad y cuanto más caliente está el partido mejor.
Yo lo decía en casa. Cuanto más caliente la prensa y la gente el partido, mejor para nosotros, porque el idiota del Cristiano sale más presionada. Y ese tio no sabe administrar la presión. Lo tengo comprobado.
Besitos

AleMamá dijo...

En este momento están jugando Italia y Alemania. Creo que ganará Italia y la final será con ellos. ¿Quién ganará la copa?..... no tengo "diagnóstico"

Saludos, y no tiene nada malo el pedir por la Roja de Uds. Nosotros tenemos la nuestra.

Javier Vicens dijo...

También hay que pedir por la selección, oiga. Son personas como nosotros. Pueden irse al infierno. Y sería terrible que un chico al que andamos aplaudiendo porque corre bien o porque mete o para goles se fuera al infierno porque nadie ha reparado en él, en su alma y en su dignidad. He dicho.

Andy dijo...

Cómo sufrí en ese partido, madre mía, qué tensión hasta el último penalti de Fabregas.

Por cierto, espero que tu uña se vaya recuperando, jeje.

Un abrazo.

Fernando dijo...

Así es, Páterfamilias, ya sabes que en el Real Madrid le dijo a su compadre Mourinho que él tenía que jugar todos los partidos para superar los goles de Messi. Menos mal que ya no va tan libre, que se ha integrado un poco en el equipo.

Igual me pasó a mí, Yeste, fueron tan igualados que se hizo un poco pesado. Seguro que la final con Italia es más alegre (ya veremos para quién).

Así es, Dolega, siempre va tan tenso que a veces falla cosas elementales, como el penalty que tiró 2 veces, durante el partido. Francamente, yo también creí que metería al menos 1.

Está bien pedir por su felicidad o por su salvación, Alemamá, pero a mí es me escapó por su victoria, y eso no está nada bien.

Bien dicho, Don Javier, y le digo lo mismito que he dicho a Alemamá.

Me alegro de leerte, Andy, buen síntoma. Y, sí, gracias, fue más el susto inicial que lo que vino después, gracias.

Miriam dijo...

Hoy sabremos si fue la última noche de gloria o no.
A pesar de mis escasos conocimientos de fútbol, yo diría que no
Veremos

Fernando dijo...

Vimos que no, Miriam, menos mal.

Nodisparenalpianista dijo...

A mi me da una poca de pena el tal Cristiano Ronaldo. La gente dice que es como un chuletón de Ávila, pero yo le veo un cierto aire de tristeza. Y me conmueve.
Me da pena que nadie hable bien de él.