viernes, 8 de junio de 2012

Bienaventuranzas (y V)

El último capítulo ("Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia") no me gustó mucho. Habla de los profetas de Israel, de los primeros cristianos y de los creyentes rusos en la época comunista. Pero no vi clara su aplicación a nuestra vida.

...

Para mí, perseguido por causa de la justicia es el que es coherente con la fe, aunque ello le cueste (o le pueda costar) un sacrificio personal: el que riñe a su amigo por no ir a Misa, con el riesgo de que el otro no quiera volver a verle; el que en la asociación de padres del colegio pide que se mantenga el crucifijo en el aula; el que recomienda a un familiar muy enfermo que se confiese y comulgue antes de morir. Ninguna de estas cosas es fácil hoy.

Ojalá Dios me dé algún día valor para esto.

7 comentarios:

AleMamá dijo...

Creo que hoy todos los cristianos coherentes estamos "haciendo méritos" con esta bienaventuranza. Nos discriminan y se burlan, y cosas peores como en los países islámicos.

Saludos, Fernando y buen finde.

yeste lima dijo...

Me alegro de estar de vuelta en "tu Madrid", hacía tiempo que no viajaba, espero seguir disfrutando de tu compañía en los futuros "viajes".

Un gran Saludo, Fernando.

ALMA dijo...

Me encanta cuando comentas tus lectura, en forma tan clara que, al menos yo, me resulta grato y entendible

Nodisparenalpianista dijo...

Para mi también.

Aeronauta dijo...

Quisiera que conocieras mi sitio. Está actualizado a lo lejos, pero sigue vigente.
Saludos

ALMA dijo...

Te he nombrado en mi post. Gracias.

Buena semana

Fernando dijo...

Así es, Alemamá, pero hemos de dar gracias a Dios por vivir en Chile y en España, imagínate que nos hubiera tocado Cuba o un país islámico o China.

Bienvenida de nuevo, Yeste, me haces volver a mi juventud bloguera.

El libro es claro y fácil, Alma, no entiendo cómo hace dos años no lo pude acabar. Y ya me pasé por tu blog.

Gracias, Nodisparen.

Gracias por la invitación, Aeronauta.