miércoles, 7 de diciembre de 2011

Valladolid

Valladolid es como Madrid hace 20 años: las luces de Navidad son la estrella de los Reyes Magos o ángeles cantando y las señoras llevan buenos abrigos de piel.

Entramos en la Catedral (inacabada) antes de que abriera al público. Todo estaba a oscuras, no se veía el interior de las capillas. Muy simbólicamente, sólo había tres focos de luz: la imagen de la Inmaculada, una capilla en la que se celebraba Misa y un confesionario.

Fuimos al parque público del Campo Grande, donde mi abuela jugaba de niña. Descubrí con asombro que los pavos reales son capaces de subirse a los árboles y volar.

Fuimos a ver conventos perdidos en la llanura de Castilla. Había una niebla espesa, el edificio aparecía de repente, sin que lo hubieras adivinado antes.

Fuimos en barca por el Canal de Castilla, gigantesca obra de ingeniería civil del siglo XVIII que pretendía cruzar España con canales navegables, de Santander (al norte) a Sevilla (en el sur). No pudo ser, la obra quedó abandonada como tantas cosas en España, ahora sirve para dar paseos invernales y soñar con la Nación que podría haber sido y no fue.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

!uy,bonita descripción!.Yo vivo aqui hace muchos años.J

Fernando dijo...

Pues ¡felicidades, Anónimo!

Juan Ignacio dijo...

España no debe hacerse de canales. Ese tipo de progreso no sirve para mucho. España debe liderar el progreso en una nueva forma. Un renacimiento espiritual, una nueva forma de progreso.

Nip dijo...

Buenas tardes Fernando. Una Nación que puede llegar a ser lo que Dios sueña. Me gusta como engalanas Valladolid con tres pinecladas para antojarnos la parada y fonda.Un abrazo.

Fernando dijo...

Era un proyecto del siglo XVIII, Juan Ignacio: el grano que se producía en el interior era muy costoso de llevar a Francia o al mar, había que llevarlo en carreta, con esa red de canales todo habría sido más fácil. Apenas se hizo una pequeña parte del proyecto.

Gracias, NIP. Echo de menos Dame 3 minutos, no sé si esta vez fue decisión tuya o de otras personas, espero que vuelvas de una forma u otra.

Nodisparenalpianista dijo...

Qué bien hilado, Ferenando. De todos modos me quedo con una imagen que me aterroriza: que un día paseando bajo los árboles se me caiga un pavo real en la cabeza!!!

Nodisparenalpianista dijo...

Sería un placer contar contigo en el FestivaldeBelenes!!!

AleMamá dijo...

Te invito a Santiago del Nuevo Extremo, o sea, Santiago de Chile, a ver qué descubres para que lo contemplemos con ojos de turista, que aún pueden ver bellezas escondidas.

Saludos

xtobefree dijo...

Buenos días Fernando, deseo cumplido al estilo Tamariz...

Tacháááááán!!!!

Un abrazo.

Fernando dijo...

Qué amable, Nodisparen. Y, sí, es un temor lógico, yo les miré con cautela por si de golpe decidían hacer sus necesidades.

Qué amable, Alemamá, al encanto de Chile se uniría la primavera, cuando Europa se hunde en el frío.

¡¡Qué alegría, NIP!!!: a la 3ª va la vencida.

ALMA dijo...

A pesar del enojo por las cosas que se comienzan pero no se terminan, el tema del post es bellísimo, hermosas las descripciones, me gustaría estar allí!!!!

Fernando dijo...

Gracias, Alma, eres muy amable: no es que Valladolid sea la ciudad más bonita de Castilla, pero a mí me gusta mucho.