martes, 1 de marzo de 2011

Sevilla

Fin de semana feliz en Sevilla.

Tuvimos mucha suerte: pudimos besar el pie de Cristo muerto en la Capilla de los Servitas, el talón de Jesús en el Huerto de los Olivos en la Capilla del Rosario y la mano izquierda del Señor crucificado en la Basílica del Salvador; todas estas imágenes habían sido bajadas de su lugar habitual. Sin duda, lo más impactante fue la Capilla de Nuestra Señora del Rosario, forradas sus paredes de terciopelo rojo, con grandes velones encendidos. Rodeabas la imagen (de tamaño mayor al natural), besabas el tobillo de Nuestro Señor, dos jóvenes vestidos de mayordomos limpiaban rápido tu beso con un pañuelo de encaje. Un señorito en vaqueros manejaba el inciensario, cuando el humo aclaraba echaba más incienso, volvía a salir el humo, si mirabas hacia las lámparas eran como el sol en medio de la niebla.

Más suerte: no pudimos visitar la Catedral el sábado porque había una ordenación. Dando vueltas por el vecino barrio de Santa Cruz, callejuelas estrechas, suelos de piedra, paredes blancas, naranjos, geranios rojos en las ventanas, sonaron varias veces las campanas de la Giralda (la torre de la Catedral) con enorme estruendo, como si el Espíritu Santo bajara sobre la ciudad.

Naranjos con naranjas grandes como sandías, algunas ya caídas y estalladas contra el suelo, como bombas atómicas de la primavera.

(Hubo suerte hasta en el fútbol, en la tele del hotel: mi equipo, el Deportivo de La Coruña, jugó contra el Real Madrid, que atacaba y atacaba, hasta 11 veces tiraron a puerta los blancos, fallaron siempre gracias al portero Aranzubia, a la defensa o a los postes de la portería. El partido acabó en un 0-0 que nos vale más que la victoria de Waterloo)

11 comentarios:

Andy dijo...

¡Me alegro de que tu viaje fuera tan bueno!

Fíjate, hemos estado muy cerquita. ¡Sevilla y Málaga no están lejos!

Un abrazo y feliz semana.

pater familias dijo...

Ay, Sevilla...

Me alegro que todo fuera bien.

Por cierto, en otra ocasión lo preparas con tiempo y te aseguras que el Sevilla juegue en casa. Te acercas a la Bombonera de Nervión y disfrutarás, si no del buen juego, por lo menos del ambiente de las gradas ;-)

maria jesus dijo...

Todo fenomenal, me alegro mucho, no tanto del empate del Madrid

Javier Vicens y Hualde dijo...

Un profesor de teología, sabio y andaluz, solía bromear diciendo que sus paisanos -como él- cuando entran en una iglesia preguntan:
¿Aqui qué se besa?
Lo aprendí de él y ahora, cuando entro en una iglesia me pregunto lo mismo. ¿Aquí qué se besa?

Miriam dijo...

Que bonito.
_Y que bella Sevilla¡
Gracias por dejar aquí un cachito

Juan Ignacio dijo...

Me alegro por tu Coruña y por el descenso del Espíritu Santo ("la Giralda y su campana, que también es de Sevilla", decía un canto).

AleMamá dijo...

Oye, pero qué inspirado estabas para este post. Parece un poema. Ésto lo encontré precioso, ¡tan gráfico!
"Naranjos con naranjas grandes como sandías, algunas ya caídas y estalladas contra el suelo, como bombas atómicas de la primavera."

Saludos casi otoñales. Ya se siente diferente la luz y el aire.

Fernando dijo...

Gracias, Andy, me acordé de ti, no hay ni que decirlo, en vísperas de vuestro día.

Jejeje, Paterfamilias, lo hice justo al revés, me fui de Madrid cuando el Sevilla vino a jugar con el Atleti, ¿verdad?

Yo soy del Madrid, María Jesús, pero antes soy del Depor y estábamos muy necesitados de ese punto.

El comentario es exacto para Sevilla, Don Javier, pero no tanto para Villena o Madrid, donde creo que somos menos aficionados a besar pies o manos de imágenes.

Gracias a ti, Miriam, qué amable.

Ambas cosas fueron grandes, Juan Ignacio; investigaré de quién es ese verso, no lo sé.

Gracias, Alemamá, si Vitacura es un presagio de vuestro otoño Sevilla fue un presagio de nuestra primavera, con un tiempo mucho mejor que el de Madrid, donde sigue el frío.

Rafael G. Organvídez dijo...

Querido Fernando:

La próxima vez que vaya a venir a Sevilla, no dudes en escribirme antes para ver si podemos vernos.

Un saludo.

Juan Ignacio dijo...

Era una sevillana: clic

Fernando dijo...

Jejeje, ¡ojalá sea pronto, Rafael, ¡gracias!

No la conocía, Juan Ignacio, pese a que la cantante es muy conocida aquí. Admirable cultura musical la tuya: Argentina, Canadá, Irlanda, Andalucía, ...