lunes, 21 de febrero de 2011

Cuenta atrás

Día a día, mes a mes, llevamos la cuenta atrás para las elecciones generales en las que (quizá) se irá Zapatero. Están previstas para el primer domingo de marzo de 2012, por lo que dentro de unos días dejaremos de contar en años y meses (queda un año y un mes) para pasar a hacerlo en meses y semanas (quedan 11 meses y 3 semanas). Todo, sí, como el preso que espera su libertad o el enfermo que aguarda su operación.

De todas las cosas que tememos de Zapatero, una de las más preocupantes es las Leyes nuevas. ¿Cuánto tarda en hacerse una Ley en España?, ¿cuándo podremos estar tranquilos? Entro en la página web del Congreso de los Diputados, estudio el apartado de tramitación de Leyes, veo que en los Proyectos que manda el gobierno y que no son urgentes ni se delega su aprobación en la Comisión correspondiente, el plazo medio es de 7 meses, como un parto prematuro, así salen las Leyes que salen, hay otras (como la del Aborto) en que el plazo fue mayor, 9 meses, como un embarazo bien llevado. Si tenemos en cuenta que la disolución habrá de ser más o menos en Navidad y restamos 7 o 9 meses a diciembre, veremos que sólo en abril o mayo podremos descansar tranquilos.

(Y, a estas alturas, ¿qué temo? En el discurso de investidura de 2008 Zapatero anunció cuatro Leyes oscuras. Una de ellas, la del Aborto, ya se aprobó. Otra, la de Libertad Religiosa, fue aparcada hasta la próxima Legislatura. La tercera, la de la Eutanasia, había sido pospuesta sine díe porque no había demanda social, ahora han vuelto a amenazar con ella diciendo que no es de eutanasia sino de muerte digna, qué bellas palabras usan siempre. De la cuarta, de Igualdad de Trato, no habíamos oído hablar durante tres años, pero hace poco la han vuelto a airear. Bajo ese hermoso nombre (¿quién puede oponerse a que se trate igual a la gente igual?) se esconde una amenaza terrible a la libertad, en concreto a la libertad de la Iglesia. ¿Podrá denunciar una católica a su obispo porque no la admite en el seminario, cosa que sí hace con los católicos varones? ¿Podrá querellarse un homosexual contra un predicador que considere censurable su vida sexual, cosa que no hace con la de dos heterosexuales casados?)

13 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Rápido esa cuenta, rápido...

Ahora consulta gramatical.

De todas las cosas que tememos de Zapatero, una de las más preocupantes es las Leyes nuevas.

¿"Es" las leyes nuevas? ¿O "son" las leyes nuevas?

Entiendo que como es "una de las cosas", lleva "es".

¿Pero puede ser "una de las cosas" las Leyes Nuevas?

¿O debería en todo caso decirse, si quiere que sea una, "el conjunto de las Leyes Nuevas"?

Y a propósito, dado el tenor de esas leyes, no sé porque lo sigo escribiendo con mayúsculas...

AleMamá dijo...

Juan Ignacio, escribe como quieras, hombre, mira que rápidamente te lo aceptan en la "locademia".

***

Fernando, que el tiempo vuele para que se vaya ese ente alienador y perverso del señor Zapatero.

Por cierto, ya que estamos de dudas con el idioma, ¿por qué le dicen su segundo apellido? ¿Es corriente en España? acá si te llamas Zoila Bustos de Vaca, así te quedas.

Saludos

maria jesus dijo...

Yo no me fío hasta que no llegue el día siguiente de las elecciones, son una pandilla de tahures, nunca se sabe que carta guardan en la manga.

Me gustó mucho tu entrada anterior, pero no me dió tiempo a comentartela

Fernando dijo...

Dudé mucho, Juan Ignacio, en principio lo había puesto en plural ("una de las más preocupantes son la Leyes nuevas"), pero al final opté por poner el verbo en singular porque se supone que ha de concordar en número con el sujeto ("una de las [cosas] más preocupantes"). Ni siquiera tras publicarlo quedé convencido.

El problema, Alemamá, es que su primer apellido es "Rodríguez", que acá es muy corriente. Si una noticia dijera "Rodríguez ha ido a ..." no sabríamos de quién hablamos, mientras que con "Zapatero ha ido a ..." ya lo sabemos de inmediato. Lo normal, acá como en Chile, es llamar a la gente sólo por su primer apellido, pero ni siquiera en esto es normal este señor.

Pero María Jesús, ¿cómo no vas a estar a tiempo? ¡Entra y comenta lo que quieras, que yo siempre reviso si ha habido comentarios en las entradas anteriores! Y, sí, recordando el 11 de marzo es mejor no fiarse hasta el día después de las elecciones.

Fernando dijo...

Juan Ignacio, tras publicar el comentario estoy más confuso aún. No sé si el sujeto es "una de las [cosas] más preocupantes" (y sería singular) o "Las Leyes nuevas" (y sería plural: "Las Leyes nuevas son una de las [cosas] más preocupantes").

Qué lío.

pater familias dijo...

Yo, como Mª Jesús, no me fío un pelo de éstos y sueño con que llegue el día que, por fin, se vayan.

Es cierto lo que dices en tu comentario de respuesta a AleMamá. Este tío es tan raro que hasta en lo de los apellidos tiene que dar la nota.

Juan Ignacio dijo...

Fernando, soy un poco obsesionado por la gramática y como hay cierta confianza me permití hacer el comentario, un poco pesado.
El problema es que a la obsesión no acompaña el conocimiento, y no puedo dejar más que la duda.

Juan Ignacio dijo...

A todo esto, ¿tiene un sucesor candidato? ¿Una mano derecha con popularidad?

Andy dijo...

Ya sabes que yo cuento los días... y no veo el momento de que llegen las elecciones ya que, por partida doble, nos jugamos el futuro de España y el de mi tierra (las elecciones andaluzas coinciden)

En fin, esperemos que esa "igualdad de trato", que a todas luces es una imposición ideológica, no llegue a ninguna parte.

Con todo... yo no me fío "na".

Fernando dijo...

Todo es confusión con este tipo, Paterfamilias. Vosotros ya os habeis librado de Montilla, por algo se empieza.

Yo te agradezco la duda, Juan Ignacio, pues demuestra tu interés y me hace pensar. En cuanto al sucesor, hay tres candidatos, que son el Señor Oscuro, Pepiño y el Católico Abortista, lo que ellos no saben es que al final Zapatero no está deprimido (como ha hecho creer) y se va a volver a presentar.

Echar a Zapatero sería un milagro, Andy, pero echar a los socialistas de Andalucía sería una gesta equiparable a Roncesvalles o a Covadonga, a ver si Arenas se espabila.

Juan Ignacio dijo...

Eso del católico abortista es un absurdo. Es como el blanco negro.

ALMA dijo...

Estamos en un año electoral, tanto en España como aquí en Argentina, no solo se trata de tus cuentas, sino de las promesas que hacen y harán los políticos, el día después si cumplen o no, es otra cuestión.

Beso y buena semana

Fernando dijo...

Maravillas de la política española, Juan Ignacio, se trata del Presidente del Congreso, que siempre ha ido de super-católico y luego votó la Ley del Aborto y escribó artículos defendiendo su voto.

En Argentina creo que teneis presidenciales, Alma, en España sólo tenemos municipales y autonómicas, las generales son el año que viene, pero todas estas consultas son importantes.