lunes, 3 de enero de 2011

Misa de las familias

Un año más, gran Misa de las familias en la Plaza de Colón de Madrid.

Un año más, el milagro de que el cielo amaneciera cubierto y que al empezar la Misa estuviera totalmente despejado. El Cardenal Rouco lo vinculó en su homilía con la Providencia de Dios, con buen humor.

Vinieron familias y Obispos de toda Europa, había para ellos un servicio de traducción simultanea a los principales idiomas. Había grandes pantallas para seguir la Misa aunque uno estuviera lejos (como fue mi caso): en una esquina iban traduciendo al lenguaje de los sordos. Fue curioso, todo lo hacían un chico y una chica, salvo el Evangelio, la homilía y la consagración, en que el traductor fue un sacerdote.

La música, casi toda, de los neocatecumenales, un poco pesada al final, el propio Kiko Argüello cantaba.

En su homilía el Cardenal Rouco estuvo realista, es decir, apocalíptico: se destruye la familia, se destruye la moral familiar, se destruye la moral general, la sociedad se vuelve cruel y terrible, lo vemos todos los días en el periódico, sólo Dios nos sacará de este círculo infernal.

8 comentarios:

AleMamá dijo...

Tines razón al calificar el Apocalipsis como realista. ¡Qué terribles tiempos vivimos, Fernando!, pero para eso está la Providencia y sabrá sacar bien del mal.

Saludos

Esperanza dijo...

Si es que yo leo el Apocalipsis y me parece que estoy leyendo el periódico... Es más real que la prensa del día.


ps. por cierto, vaya terremoto el de Chile ayer, ¿no?

Miriam dijo...

Gracias por relatar como fue a los que no pudimos ir.
Me ha hecho gracia ló de chico y chica.
La que se armó en Barcelona porque las monjitas salieron a limpiar el altar¡¡ Ya son ganas de buscarle tropecientos pies al gato.
Y me quedo con la idea final "Dios nos salvará"
El triunfo es nuestro¡¡

Juan Ignacio dijo...

Todo lo que tiene de Apocalípsis este tiempo lo tiene disfrazado de "nuevo Génesis" (para un mal entendedor, por suouesto).

Fernando dijo...

Alemamá, Esperanza, Juan Ignacio, así es, uno lee el Apocalipsis o las palabras finales de Jesús antes de comenzar la Pasión, en Mateo, Marcos y Lucas, y cree que están escritas hoy mismo. Supongo, claro, que en todas la épocas habrán pensado lo mismo, porque la vida de la Iglesia ha sido difícil muchas veces.

Gracia, Miriam; y no sé cuál es la anécdota de las monjas de Barcelona.

Andy dijo...

Fernando, muchas gracias por ofrecernos tu crónica personal de ese día.

Yo no pude ir y tampoco pude verlo,pero he estado leyendo y parece que fue todo genial... aunque también y, como viene siendo costumbre, ha traido polémica.

En fin, no escribo más que mi sobri está aquí trasteando y no
me deja escribior bien.

PD: ¡Mañana llegan los Reyes Magos!

pater familias dijo...

Me alegro de que pudieras estar allí.

Me ha gustado mucho tu entrada

Fernando dijo...

Polémica malitencionada, Andy, te aseguro que el Cardenal Rouco estuvo correcto y no se metió para nada en política. Y doy gracias a Dios por lo que implica el comentario sobre tu sobrina.

Gracias, Paterfamilias, eres muy amable.