miércoles, 12 de enero de 2011

Luz del mundo (I)

Leo Luz del mundo, la larga entrevista del periodista Peter Seewald a Benedicto XVI. Anoto algunas ideas que traeré aquí por este orden:

I- El mundo.
II- El Pontificado.
III- Otras ideas.

I- El mundo

Parte Benedicto de un recuerdo amable de su juventud, de sus primeros tiempos de párroco en la Alemania de post-guerra: "Había sin embargo tanta alegría en la fe compartida, en la escuela, con los niños, con los jóvenes, que yo me sentía verdaderamente impulsado por esa alegría". Pero todo ello se vino abajo tras Mayo de 1968, con el creciente secularismo, con la pérdida de valores morales en toda Europa y en el mundo: "Estoy también decepcionado. Decepcionado sobre todo de que en el mundo occidental exista ese disgusto con la Iglesia, de que la secularidad siga haciéndose autónoma, de que desarrolle formas en las que los hombres son apartados cada vez más de la fe, de que la tendencia general de nuestro tiempo siga siendo opuesta a la Iglesia".

Quizá, en esta línea, el párrafo del libro que mas me impactó es aquel en el que explica los excesos del laicismo actual. Hay "una nueva intolerancia", "una nueva religión que aduce tener una vigencia universal porque es racional, más aún, porque es la razón en si misma". Como ejemplos de esto pone el afán de quitar el crucifijo de los lugares públicos o de obligar a la Iglesia a cambiar su opinión sobre la homosexualidad o la ordenación de mujeres. Todo ello lleva a que "en nombre de la tolerancia se elimine la tolerancia" hacia el cristianismo.

Una frase que me hizo pensar, hablando del mundo: "El hombre de hoy no comprende ya sin más que la sangre de Cristo en la cruz es expiación por sus pecados", se alude con esto a realidades que para el hombre actual no significan nada y que la Iglesia ha de re-elaborar y volver a predicar.

Y, en fin, a veces hay un aire de optimismo, no todo en la modernidad es malo, hay muchas cosas buenas, muchas cosas que compartir, si no fuera así este pensamiento no habría tenido tanto éxito.

8 comentarios:

pater familias dijo...

Tengo que leerla lo antes posible.

Gracias por la reseña

Juan Ignacio dijo...

Lo leeremos casi en paralelo, aunque estoy algo demorado. Leo estas notas para ir entrando en tema.

Fernando dijo...

Gracias por tu atención, Paterfamilias.

Son dos tardes de lectura, Juan Ignacio, aunque ya sé que para un padre de familia numerosa dos tardes son un lujo.

Andy dijo...

Yo, al menos a corto y medio plazo no podré leerlo. Tengo muchísimas lecturas en lista de espera... más los trabajos que me mandan para clase.

Visto lo cual, agradezco mucho tus post sobre el mismo. Son unos resúmenes muy buenos sobre temas muy interesantes.

¡Un abrazo!

Fernando dijo...

Andy, como le dije a Juan Ignacio, se lee en dos tardes, es un formato muy ágil, nada que ver con los dos libros que hicieron cuando Benedicto aún era el Cardenal Ratzinger.

Juan Ignacio dijo...

Ojo que hay uno de cuando era Ratzinger que creo también es entrevista de Seewald (se llama "Dios y el mundo") y se lee muy ágil también.
En la tapa dice Benedicto XVI pero es el gancho (digo yo), la entrevista es de cuando era Ratzinger.

Maria Jesus dijo...

No sabes lo bien que me vienen estos resúmenes. Ya lo he leído, como dices, se lee en un rato, pero ahora lo estoy "estudiando", tengo que prepararme una tertulia sobre el libro a la que van personas de otras religiones, ateas e incluso alguna beligerante.

¿Te has fijado en lo bien que saben los ateos lo que tiene que hacer el Papa?

Me vendría bien una lista de preguntas u opiniones malintencionadas, porque aquí nos movemos entre gente que pensamos igual.

Gracias. Un abrazo

Fernando dijo...

Hay dos, Juan Ignacio, el que citás y otro, ambos son muy buenos, yo los he leído varias veces. Este nuevo es menos profundo, no ahonda tanto en los temas, porque Benedicto no podía dedicar tanto tiempo a la entrevista, claro.

Qué interesante lo que dices, María Jesús, ojalá tengas suerte y ayudes a esa gente a acercarse a Dios. Yo, sí fuera ateo, desde luego atacaría mucho en el tema de la moral sexual, que se ha vuelto un misterio extravagante para la gente ajena a la Iglesia: ¿por qué la Iglesia dice que el preservativo es malo?, ¿por qué lo son las relaciones pre-matrimoniales? ¿por qué la homsexualidad?, ahí es donde yo atacaría si fuera ateo.