viernes, 3 de diciembre de 2010

Macbeth

Voy a ver Macbeth en el Círculo de Bellas Artes, que es como una Iglesia del Socialismo Fino en Madrid.

La primera peculiaridad es que la obra se desarrolla dentro de una cárcel de hombres. El puesto al que todos aspiran no es el de Rey, sino el de capo del grupo de presos. Cuando Malcolm huye no lo hace desde el castillo sino que salta los muros del recinto, las sirenas anti-fugas empiezan a sonar. Las peleas no son con nobles espadas sino con vulgares navajas cortas. La segunda novedad, consecuencia de lo anterior, es que sólo salen hombres. Lady Macbeth se convierte en el recluso bibliotecario, bajita y malvada, que tiene una relación muy estrecha con Macbeth.

Los actores (un grupo desconocido) eran extraordinarios; la escenografía sencilla, como a mí me gusta: una estructura metálica que ellos movían y que se convertía en los diferentes escenarios de la obra.

Sentado en la cuarta fila sentí terror cuando al final Macbeth, gordo, sudado, loco, nos miró y dijo la tremenda frase: "La vida no es más que una sombra que pasa, un pobre cómico que se pavonea y agita una hora sobre la escena y después no se le oye más; un cuento narrado por un idiota con gran aparato y que nada significa".

7 comentarios:

AleMamá dijo...

Este año vi la ópera Macbeth acá, en el Teatro Municipal de Santiago, y no me gustó de tan minimalista y moderna que fue la puesta en escena.

Soy mala fisonomista y los buenos, malos y coro se veian iguales....las voces diferentes y buenas, claro, pero me cargó, uno espera otra cosa en una ópera, al menos yo.

Me alegro que te gustara.

lourdes dijo...

Gracias que Dios te bendiga

Andy dijo...

El final es verdaderamente impactante...

Yo Macbeth no la he visto representada en directo. Por lo pronto, mi próxima cita con el teatro es en febrero, para ver Chicago.

Un saludo.

Juan Ignacio dijo...

Como dijo el anciano inglés: "Life is rich, but it's way too short".

No, hablando en serio ahora. No conocía el final de Macbeth. ¡Que dramático! ¿Así termina? ¿Nada de esperanza?

Fernando dijo...

Bueno, yo sabía a lo que iba, Alemamá, las obras en el Círculo siempre son austeras. Comprendo que te molestara lo de la ópera, parece que eso requiere una decoración más cuidada.

Hola, Lourdes, bienvenida.

Es terrorífico, Andy, como casi siempre en Shakespeare. Seguro que Chicago es más amable y sales más contento del teatro. ¿Es la misma compañía que la representó en Madrid?

El final es terrible pero lleno de esperanza, Juan Ignacio, pues los presos (en la obra, los nobles escoceses) se alzan contra el tirano Macbeth, le pasan a cuchillo e inician una nueva época.

ALMA dijo...

Hola Fer!!!! que bello lo que cuentas de Macbeth...y el gordo. Siempre en los detalles. Y ahora que volví te hice caso y escribí sobre algunos detalles en los que presté atención, tal como me lo pediste en mi Almacén.
Te aseguro que me acordé de ti en mi viaje por Chile.

Fernando dijo...

Bienvenida de nuevo, Alma, iré por ahí para ver lo que nos cuentas.

Gracias por acordarte de mí, claro.