viernes, 10 de diciembre de 2010

Dos

Dos son los actos sociales que abren la Navidad en Madrid: el mercadillo de Nuevo Futuro, donde las duquesas y las embajadoras venden sillones y dulces, y el Expo-convento, donde se ofrecen dulces y vinos de muchos monasterios de toda España.

Dos son los programas de la tele que hay que ver para comprender nuestra miseria actual: Más allá de la vida, donde una médium habla con familiares muertos de un famoso o de alguien del público, y El juego de tu vida, donde vas ganando dinero si respondes a preguntas tan delicadas como "¿Es cierto que para que evacúes en el baño tu pareja ha de estar a tu lado, dándote la mano?"

Dos son los datos interesantes de la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas: a la pregunta de quién tiene más poder en España el 31% respondió que los bancos y sólo el 26% que el gobierno, casi le ganan las grandes empresas (15%); a la petición de que se valorasen diversas instituciones, la Iglesia no tuvo muy buena puntuación, 3,6 sobre 10, pero aún así ganó al gobierno (3,5) y a los partidos (2,8).

Una es la nueva moda en Madrid: poner una linterna encendida en el collar de tu perro, que va emitiendo una luz oscilante mientras camina. (¿Hace falta decirlo?: se lo he visto ya a dos perros)

5 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Gracioso juego de dos.

"Con el número Dos nace la pena", decía Marechal, pero eso es otra cosa muy distinta. Aunque hay bastantes penas en estos dos...

Fernando dijo...

"¡Oh amor sin remo, en la Unidad gozosa!
¡Oh círculo apretado de la rosa!
Con el número Dos nace la pena."


¡Impactante!

Maria Jesus dijo...

Afortunadamente, no veo television; mis perros llevan unas chapitas con su nombre y el número de teléfono. Creo que en España los que tienen poder son los medios de comunicación, que manipulan las conciencias y en esta época tengo poco tiempo para asistir a eventos sean del tipo que sean.

Estoy totalmente pasada de moda

Andy dijo...

Lo de la televisión es verdaderamente significativo: se destroza a la gente, se muestra una ausencia total de escrupulos, se prostituye la palabra moral, así como la palabra libertad, se utiliza expresiones muy nocivas, hijas del relativismo "yo vengo a contar MI verdad", se utiliza la ley del embudo (el criticón al ser criticado se ofende), todo vale por la pasta y la audiencia... y un largo etc.

Es una pena ver como en el panorama televisivo actual se pisotea de esa manera al ser humano, a la imagen de Dios...

Por otra parte... qué curioso lo de los perros, eso aún no ha llegado aquí, o al menos yo no lo he visto.

Un abrazo.

Fernando dijo...

María Jesús, hay que ver la tele, eso nos ayuda a comprender mejor la sociedad en la que vivimos. Y sí, el poder de los medios de comunicación en España es inmenso, somos un país de analfabetos que creemos lo que nos dice la tele o la radio, pero creo que a su vez esos medios son sirvientes de ciertas empresas o de ciertos grupos de presión.

Anímate a poner la luz en el collar de tus perros, y acércate al Expo-clausura, están ahí hasta el domingo 19.

Es importante ver la tele, Andy, en las bajezas que tú describes bien se ve la miseria de todo el país, el amor por el juicio sin pruebas, la morbosidad, el egoísmo desatado, la pan-sexualidad. (Ya escribo como un Obispo). Y, para ser honestos, forcé lo de la moda de los perros, en realidad sólo se lo he visto a dos, no sé si eso ya constituye una moda.