miércoles, 1 de diciembre de 2010

BBVA

Tengo una cuenta y un pequeño depósito de euros en el BBVA. La cuenta no tiene ni tarjetas ni cheques ni domiciliaciones, sus únicos movimientos son los pequeños ingresos de los intereses del depósito.

El otro día me llamó un señor de la sucursal y me dijo que debía llevar una copia de mi nómina o de mi declaración del Impuesto de la Renta. ¿Por qué, si no les he pedido un préstamo? ¿Para qué querían esos datos? Él insistió: era una orden de la Unión Europea, aunque no sabía precisar más.

Sospeché que era un engaño o un abuso y anduve varios días enfadado. Al final llamé al Banco de España. Me atendió un funcionario muy amable que hablaba de la Ley con la devoción con que un creyente habla de la Ley de Dios. Me dijo que el BBVA tenía razón, que se publicó una Ley contra la financiación del terrorismo y el blanqueo de capitales que obligaba a los bancos a pedir este tipo de datos. Le insistí en que esa cuenta no tiene más movimientos que los ingresos de intereses que hace el propio banco, pero él insistió: lo decía la Ley, así que debía ser algo bueno.

Llevé la copia de la nómina, claro, y luego me quedé pensando en lo que harían con ella. ¿La analizarían? ¿Verían razonable el dinero que tengo depositado respecto a lo que gano al mes? Si les parecía excesivo ¿sospecharían que yo puedo haberlo robado o ser un terrorista de Al Qaeda que mueve fondos del narco-tráfico? En tal caso ¿me denunciarían a la Unión Europea o sólo a la Policía?

6 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Te descubrieron, Fernando. Es hora que dejes el país.

O abras otro blog con otro seudónimo...

AleMamá dijo...

Si te escapas, ¡vente a Chile!
Saludos

Javier Vicens y Hualde dijo...

Consuela saber que la Unión Europea vela por nosotros y nos defiende de tipos como usted.¡Capitalista!

Andy dijo...

Qué verguenza... ni Mario Conde oiga. No se puede ser más canalla :P

Kris Kelvin dijo...

¡Que pesado es el Estado!

Fernando dijo...

Me exilio a Buenos Aires, Juan Ignacio, ahora que Zapatero ha suspendido su viaje allí.

Viviré entre Buenos Aires y Vitacura, Alemamá, ¡gracias!

¿No le pidieron la nómina a usted en las cuentas de la parroquia, Don Javier?

Te daría la risa saber los pocos euros que tengo ahí, Andy, no dan ni para un kilo de droga.

Conociendo al gobierno diríamos pesao y Estao, Kris.