miércoles, 3 de junio de 2009

2 euros alemanes (I)

Queridos amigos de América:

Sabed que 16 de los 27 países de la Unión Europea compartimos moneda, el euro; que el anverso es igual en todas, pero que cada Estado ha puesto el reverso que ha querido; que la moneda circula libremente entre los 16 países, lo que es una maravilla, porque si la giras te puedes encontrar con Dante Alighieri, con el arpa irlandesa o con la lechuza griega.

Sabed que al inicio fue muy divertido, pues coleccionábamos las monedas, las íbamos metiendo en un álbum especial, ordenadas por países. Pero llegó un momento en que teníamos casi todas las grandes (2 y 1 euros, 50, 20 y 10 céntimos) y no aparecían las pequeñas (5, 2 y 1 céntimos) que nos faltaban: aunque un finlandés venga de vacaciones a Madrid, debe dejarse las pequeñas de cobre en su casa. Por eso, poco a poco dejaron de entrar monedas nuevas en el álbum, y cuando ahora nos toca una nueva es todo un acontecimiento.

Sabed, en fin, que esta mañana ha ocurrido el milagro. Al pagar el periódico me han dado una nueva, una de 2 euros alemanes. Por supuesto, yo ya tenía la normal de ese valor, en la que sale un águila alemana gorda, burguesa, más bien una gallina, nada que ver con las esbeltas águilas de los Kaiser. La de hoy es una especial, que se hizo en algunos países (aquí, Alemania) para conmemora el 50º aniversario del Tratado de Roma, el que dio inicio a las Comunidades Europeas:

En el centro hay un grueso libro abierto, como si fuera la Biblia, que es el Tratado; sobrevuela el suelo inconfundible del Capitolio de Roma, donde se firmó. Arriba se lee "Romische Vertrage" "50 Jahre" "Europa", y abajo "2007" "Bundesrepublik Deutschsland".

¿Cómo no esperar que hoy sea un gran día, si empieza con un pequeño milagro?

5 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Pintoresquísimo.
(Una foto de la moneda en cuestión sería más que apropiado adorno).

AleMamá dijo...

Es una colección bastante cara...el otro día me salió una de ess y se la cambié a mi yerno --que las colecciona-- por dos euros normales y feos (tienes la rzón con compararla a una gallina, jeje). El tiene muchas de esas especiales.

Francisco Javier dijo...

Fernando:

Gracias por comentar en mi blog. Respecto a la pregunta, me refería al coraje que cada cristiano debe tener para enfrentar las dificultades de la vida. Hay que perseverar, y una persona que no posea espíritu de lucha, no llegará muy lejos. A eso me refería con ser mujercitas y hombrecitos.

Te dejo un abrazo, y muchas gracias por comentar.

Francisco.

Ramón_Lozano dijo...

¿En serio coleccionabas las monedas? A mí me hacía ilusión, sobre todo porque por Burgos casi no había monedas extranjeras. Lo notaba mucho cuando iba a Levante; empezaban a aflorar monedas alemanas, irlandesas, belgas...

Y nunca me había dado cuenta de que los céntimos pequeñajos son siempre españoles. A partir de ahora me fijaré más.

Saludos

Fernando dijo...

Juan Ignacio, todo se andará.

Alemamá, qué alegría volver a verte, conteste en tu blog creyendo que ya estaban en Chile; ví luego que no es así. Y ¡qué buen negocio hiciste, al cambiar 2 € por 1!

Francisco Javier, gracias a tí, y bienvenido.

Ramón, al principio fue una cosa bien divertida, logré los céntimos de los países importantes, pero en los otros mi álbum está lleno de agujeros.