martes, 20 de mayo de 2008

Vida cultural española

Queridos amigos de América:

Habéis de saber que el gran acontecimiento cultural de esta primavera española no es la nueva exposición en el Museo del Prado, ni la nueva ópera en el Teatro Real de Madrid, ni siquiera la inminente Exposición Internacional de Zaragoza. No. Lo realmente importante de nuestra vida cultural española es la canción Chiki chiki, que España manda al festival internacional de Eurovisión, este fin de semana.

Queridos amigos, si tenéis la santa paciencia de ver el vídeo, comprobareis que ni la canción es una canción, ni el cantante es un cantante, ni la letra es una letra, ni las bailarinas son bailarinas ni, en fin, la guitarra es una guitarra. Os diréis: ¿cómo es posible que la patria de tan grandes músicos, de Falla, de Turina, de Tomás Luis de Vitoria, de Julio Iglesias, mande semejante cosa a un festival internacional? ¿Es que el jurado se ha vuelto loco?

Si os hacéis estas sabias preguntas, os responderemos: la culpa la tiene la democracia. Ya dijo el sabio Ortega y Gasset, en La rebelión de las masas, que la democracia era un sistema (más o menos) bueno para gobernar un país, pero no para seleccionar quién debía ir a la ópera o cómo debía ser la moda; era un poco retrógrado, el pobre, pero tenía toda la razón del mundo. En el caso de Eurovisión, se permitió que fueran las marujas y los manolos de España quienes cogieran su móvil, mandaran un mensajito y escogieran entre varias opciones posibles: es decir, entre cantantes normales y esto. Por supuesto, escogieron esto, por tremenda mayoría. La explicación es bien lógica. Hubo un error en la pregunta que se respondía. El primer requisito para responder bien, es comprender bien lo que te preguntan. Si no eres capaz de entender la pregunta, es difícil que aciertes con la respuesta. Pues bien, nuestras marujas y nuestros manolos entendieron que la pregunta era “¿Cuál de estos cantantes le parece más divertido, con cuál se identifica Usted más?”, y, claro, arrasó el Chiquilicuatre. Esta pregunta, está claro, era errada. La pregunta correcta era “¿Cuál es estos cantantes tienen más opciones de ganar Eurovisión, que no es una charanga de pueblo, sino un concurso serio?”

Quiso la bendita casualidad que la votación para elegir la canción fuera la noche antes de las elecciones generales, en la jornada de reflexión. De esta forma, las marujas y los manolos pudieron decidir dos veces en 24 horas la suerte del país. En la segunda votación, como sabemos, salió elegido Zapatero. Esto dio lugar a muchos comentarios de risa en los blogs y en los periódicos reaccionarios: “La España de Chiquilicuatre, la España de ZP”. Pero seamos serios, por favor. Lo que realmente ocurrió fue que, otra vez, las marujas y los manolos no entendieron la pregunta. Y en vez de responder “¿Quién cree usted que puede afrontar mejor la que se nos viene encima?”, la gente volvió a responder a la pregunta errada: ”¿Cuál de estos cantantes le parece más divertido, con cuál se identifica Usted más?”.


A ver si ganamos el sábado.

8 comentarios:

(sin número) dijo...

Yo me río con ese tío. Otra cosa es que sea adecuado o no para representar a un país. Pero vamos, que como todos los años va algún chalao de un país por los mismos motivos que va éste no creo que España se vaya a llevar una mala imagen. Y está muy difícil superar al gay que salió el año pasado. Eso sí sería para echarse las manos a la cabeza.

Saludos, Fernando

Juan Ignacio dijo...

Graciosa relación con la política. Un poco de humor para no llorar.

Fernando dijo...

Queridos Sin Número y Juan Ignacio:

Efectivamente, reir por no llorar. Todo es de mucha risa y de mucho cachondeo, si no fuera por el nivel educativo que refleja todo esto.

F.

María dijo...

Hombre el chiki chiki tiene su gracia. Aunque a mi me molesta cuando la gente dice que es "tipical espanish".... porque noo me parece que refleja en absoluto lo que es España. Como en todas partes hay de todo...

Al principio me cabreaba y no quería ni escuchar la canción, luego, poco a poco, he aprendido a aceptarlo e incluso le veo la gracia... cosa que no me pasa con ZP.

alejops dijo...

A mi me pasa más o menos como a María, me sigue dando vergüenza pero creo que me acabaré riendo cuando lo vea. Realmente Eurovisión ya no es un concurso serio...

Juan Ignacio dijo...

Buen punto del comentarista alejops. ¿Cuán serio es ese concurso? A veces seguimos confiando en la seriedad de algunas instituciones y no entendemos como pueden en su ambito suceder otras cosas. O, por otro lado, toda la cultura está rebajada y sin embargo esperamos que en ese lugar no lo esté.

Acá se critican los criterios de una organización llamada Aptra para entregar los premios Martín Fierro. Pero a mi no me resulta cuestionable, porque toda la televisión es una porquería, así que tanto me da quien gane qué premio de acá o de allá.

Fernando dijo...

Querida María:

Chiqui chiqui, o como se escriba, es típico español en el peor sentido: típicamente inculto, típicamente incapaz de entender lo que te preguntan, típicamente frívolo. Y sí, tienes razón: cuando has oído cien veces la canción te acaba pareciendo graciosa, cosa que no ocurre cuando has visto cien actos de Zapatero.

.....

Querido Alejops:

No sé si Eurovisión es serio o no, hace mucho que no lo veo, pero desde luego quien no es serio, ni en esto ni en nada, es España.

He intentado publicar en tu blog, pero ponen muchos problemas. ¿No te convendría tener un sistema de entradas más sencillo?

.....

Querido Juan Ignacio:

Cuando yo era niño, hace 30 años, Eurovision era un gran concurso: ahí es donde empezaron, entre otros muchos, el grupo sueco Abba. Ahora han entrado todos los países y paísitos que se fueron desgajando del bloque soviético, incluyendo la propia Rusia, y con 40 concursantes no se puede ir a ningún lado, claro.

F.

Carlos RM dijo...

Contra todo pronóstico, no me he enfadado con el tema del Chiki Chiki. Eurovisión es un festival bastante friki (o como se escriba) y sólo deseo que los frikis lo disfruten. Después de todo, tampoco es el himno nacional.