viernes, 5 de noviembre de 2010

Benedicto en España (I); casualidad

Este fin de semana Benedicto viene a España.

Mañana, sábado, estará en Santiago de Compostela, la maravillosa ciudad gallega, toda piedra, toda granito, toda lluvia. Como un peregrino más en este Año Santo, irá a la Catedral, rezará ante el sepulcro de Santiago y abrazará la imagen del Apostol. Por la tarde celebrará la Misa en la plaza del Obradoiro, con la fachada plateresca de la Catedral a sus espaldas. En plan cursi, diríamos que jamás ha habido mejor retablo para decir la Misa, salvo en la Capilla Sixtina.

(El Año Santo ha sido un gran éxito: el gobierno regional gallego, la Xunta, propuso al Arzobispo que pidiera una dispensa al Papa y que durara un año más, hasta diciembre de 2011; el Prelado no tuvo a bien tramitar la sandez)

El domingo estará en Barcelona, capital de Cataluña, una de las ciudades más bonitas y divertidas de España (después de Madrid, claro). Allí consagrará para el culto el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia. La historia de este edificio es bonita. Antonio Gaudí, tras una juventud atea, se volvió un hombre religiosísimo, y dedicó años y años al diseño, la construcción y las imágenes del edifico. Cuando murió, atropellado por un tranvía, la obra quedó (más o menos) abandonada. Hace no muchos años volvió a ponerse en marcha, pese a que muchos (entre ellos, yo) entendían que era mejor dejarla como estaba, en su belleza incompleta. La última vez que estuve en Barcelona quedé horrorizado: el Portal de la Pasión parece decorado con imágenes de marcianos que hubieran invadido la ciudad, y por dentro semeja un museo del art-decó. Benedicto la inaugura sin estar acabada, faltan años de trabajo, si se cumple el proyecto habría que hacer una monstruosa cúpula, más alta que las célebres torres de las portadas.

...

Ha querido la casualidad (o a lo mejor no hay tal, la diplomacia vaticana es astuta y el gobierno español analfabeto) que la visita comience el día en que celebramos (o, mejor dicho, deberíamos celebrar) la fiesta de los 498 mártires de la fe que fueron masacrados por los republicanos en la Guerra Civil (dos de ellos, en realidad, en la previa Revolución de Asturias): sacerdotes, monjes, monjas, laicos, desarmados, inocentes, que dieron su vida por Jesús. No son sino una pequeñísima parte de los miles y miles que acabaron igual. Frente a la propaganda del gobierno de Zapatero, que hace creer que la República fue muy-muy buena y los alzados contra ella muy-muy malos, está el testimonio callado de todos estos beatos. Si la Iglesia española no tuviera, no tuviéramos, tantos complejos, mañana habría una procesión en todas las parroquias de España, especialmente en la que hubo asesinatos.

11 comentarios:

Esperanza dijo...

Seguiré la visita del Santo Padre por la tele en la medida en que pueda, xq no estaré en mi casa, y con la oración para que no haya ningún problema de seguridad y para que el anuncio del Evangelio que haga el Papa llegue a la gente que más lo necesite y toque los corazones de todos _progres incluidos_
Quiera Dios que no haya ningún problema de seguridad después de que se ha sabido que los datos secretos de itinerarios, dispositivos de seguridad etc se los ha encontrado por la calle un señor cuando iba paseando al perro. ¿casualidad? No creo, pero qué pasada.
Por eso prefiero la casualidad que nos cuentas hoy Fernando: la coincidencia de fechas con los mártires de la Guerra Civil

AleMamá dijo...

Buen programa tiene nuestro bienamado Santo Padre. Barcelona es un hueso duro de roer, y los críticos están entre los propios "católicos". No hay peor astilla que la del mismo palo, decía mi papá.... ¡qué gente tan complicada, me parece desde lejos. Es decir, ¡cómo se hacen notar los complicados, enrrollados y acomplejados!

A mi me FASCINA la Sagrada Familia. Sencillaemnte es algo que no quisiera dejar de conocer y perderme varios días dentro de ella antes de morir. Me gusta TODO, y espero que no intervengan losplanos del genial Gaudí, con todos sus detalles, auqneu se demoren 5 siglos más en ponerlo todo.....y que no se caiga nada con las intervenciones de metros y construcciones que pretenden quitarle brillo y majestad.

Ale dixit.

Saludos, Fernando

Javier Vicens y Hualde dijo...

Somos afortunados en España. Santiago anduvo por aquí, San Pablo tenía ganas de venir y, desde hace años, los Papas nos visitan y nos miman como a las niñas de sus ojos.

Juan Ignacio dijo...

Como le decía a Angel Ruiz Pérez, de la mismísima Compostela, les envidio por esta visita.

Muy interesante lo de la coincidencia.

Y mucha humildad capitalina hablar así de Barcelona, decir que es una de las más lindas y divertidas, aclarando lo de Madrid solo entre paréntesis. Algún día las conoceré.

Fernando dijo...

Lo de los datos perdidos en la calle más que miedo da risa, ¿no, Esperanza? Y sí, tienes razón, hasta a los progres debe llegar el mensaje claro de Benedicto.

Me asombra lo bien que conoces el edifico, Alemamá. Es realmente un lugar maravilloso, único, no tiene nada que ver con la arquitectura que se hacía entonces. Yo hubiera preferido que no siguieran las obras, que no llegara a usarse para el culto, pero supongo que la decisión de acabarlas será lo más razonable.

Nos visitan santos, nos visitan Papas y tenemos párrocos con buenos blogs y mucho sentido del humor, Don Javier.

Sería tonto no reconocerlo, Juan Ignacio, tienen sus defectos pero también muchas cosas buenas, empezando por el mar. Y, sí, ojalá algún día lo puedas comprobar tú mismo.

Andy dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con D. Javier.

Somos una tierra que ha dado una multitud de grandes santos y místicos, tierra predilecta de los últimos papas... y una tierra que tiene que soportar a ZP, jaja.

Qué bonita la homilia del Santo Padre en Santiago.

Embajador en el Infierno dijo...

Muy bien visto lo de la festividad de los mártires. Pocos se han dado cuenta.

Por cierto que la Sagrada Familia es Templo Expiatorio Nacional.

Fernando dijo...

No la pude oír, Andy, la buscaré en internet. Y respecto a Zapatero, aunque lo haya hecho por humillar, al no haber ido a nada nos hemos ahorrado su indeseable presencia.

No sabía lo de Nacional, Embajador; a lo mejor ahora aclaran que se referían a nacional de la nación catalana.

Maria Jesus dijo...

Estoy de acuerdo con todo el mundo, como diplomático no tendría precio.

Fíjate Fernando, fuí a ver la Sagrada Familia y la impresión que me dió fue de angustia, tanto que no entré.Me refiero naturalmente en cuanto a arquitectura.

ALMA dijo...

Me encantó como describes esta visita del Papa.

A la obra de Gaudí, tuve oportunidad de ver una muestra con sus planos y la iglesia tal como la pensó su creador, hecha con hilos (como los de atar matambre) pero en vez de verla sobre la superficie, estaba invertida, como si estuvieramos viéndola sumergida, se entiende? así la ideo Gaudí asi decían los catálogos.

En cuanto a lo que comentas del GObierno, veo que en todos lados es igual.

Espero mas comentarios sobre la visita,

Beso y buena semana.

Fernando dijo...

Te comprendo muy bien, María Jesús, el edificio es muy hermoso, pero tan ajeno a lo habitual que puede crear esa angustia de la que hablas.

Así es, Alma, veo que conoces bien el edificio o el estilo de Gaudí: lo propio de sus techos era que equivalían a una estructura de cuerdas (como una red) a la que se le hubiera dado la vuelta, puesta boca abajo. En la Casa Milá,en Barcelona, hay una maqueta -hecha con cuerdas- que lo explica muy bien.