jueves, 19 de noviembre de 2009

Millennium (III)

No leas este post si vas a leer el libro.

En el post anterior dejamos dividida la historia en dos argumentos paralelos: la detective Lisbeth Salander empezaba a investigar la corrupción de un empresario y el periodista Mikael Blomkvist hacía lo mismo con un asesinato cometido hace 40 años.

La primera de las dos historias es abandonada pronto. El libro se recrea en la vida personal de la detective Salander, crecida en una familia rota, alcohólica, ninfómana, bisexual a ratos, totalmente cerrada al aprendizaje escolar y a la vida social. Con estos antecedentes, el Estado sueco la declaró incapaz de niña, y a sus 24 años sigue sometida a un administrador de sus bienes. Le ponen uno nuevo, un abogado rico, de derechas y malvado, que la viola un par de veces. Decide no ir ni a la policía ni a los jueces, que son tan malos como el abogado, es mejor resolverlo por libre. Planea fríamente cómo matar al administrador, pero luego comprende que esto no le interesa. Le engaña, le inmoviliza, le humilla brutalmente y le mutila, tras lo cual queda satisfecha su venganza.

No estoy seguro de que esta primera historia sea ejemplarizante para la juventud sueca.

La otra es mucho más interesante. El periodista Blomkvist se muda a la islita donde, 40 años antes, sucedieron los hechos. Revisa todo el expediente y descubre dos indicios a los que nadie dio importancia en su día: una foto de la fallecida y una pequeña lista de teléfonos que hizo antes de desaparecer. Esta trama está excelentemente contada. La foto antigua remite a otra, y ésta a otra, por toda Suecia, lo que va dando nuevas pistas. En cuanto a la lista de teléfonos resulta no ser tal, sino una colección de citas del Levítico, el libro del Antiguo Testamento relativo a los castigos, relacionadas con mujeres brutalmente asesinadas. Hubo un asesino en serie de mujeres por todo el país, en la época en que Harriet Vanger desapareció, quizá también la mató a ella, pero ¿y el cadáver, que nunca apareció?

Aquí las dos historias confluyen en una. Ya hay tal cantidad de datos que el periodista Blomkvist necesita un ayudante, que va a ser -precisamente- la detective Salander, quien también se muda a la isla. No hace falta decirlo: rápidamente se hacen amantes.

Para más emoción, alguien vivo empieza a perseguirles: les deja un gato destripado en el porche de su casa y a él le intenta pegar un tiro mientras hace footing por el bosque de la isla.

5 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Pues con esto me doy cuenta que nunca leeré ese libro. Tanta descripción de vidas truculentas (¿en vano?) no me sienta bien.

Ramón_Lozano dijo...

Fíjate, no había analizado el libro así hasta ahora. Como novela profunda me parece mala, pero juega muy bien con el ritmo y el suspense, que es lo que se pide a un best-seller de intriga. Además crea un personaje interesante, el de Lisbeth Salander.

Juan Ignacio, si no vas a leer el libro bien puedes ver la película, que es entretenida, sin ser nada del otro mundo. En cierto modo en eso se parece al libro, aunque la novela es claramente mejor.

Saludos

Gema dijo...

Yo también me lo estoy leyendo, aunque en un principio era bastante reacia, y reconozco que engacha mucho la trama de Harriet. Por lo demás opino que es un libro con mucha violencia y bastante sexo.

Fernando dijo...

Mejor no, Juan Ignacio, es un poco repulsivo, nada que ver con la amable humanidad de Castellani.

Al revés, Ramón: me parece que la novela tiene un toque profundo interesante, mostrarte el nivel de corrupción que pueden llegar a tener algunas de nuestras relaciones sociales; me pareció interesante en este aspecto.

Hola, Gema, espero que el final te guste y que vengas a contarnos tu opinión definitiva sobre el libro.

tataytg dijo...

venga ya! tantos comentarios negativos! el primer libro es genial y el segundo y tercero también lo son! yo los he leído en inglés y no creo que cambien mucho al español. es de lo mejorcito que he leído nunca, te enganchan hasta que se te hace de día aunque tengo que decir que como el primero ninguno. yo creo que opináis eso porque no habéis leído las tres partes; si lo hubiérais hecho comprenderíais la psicología que le otorga el autor a lisbeth que a partir del segundo comienza a vislumbrarse. ojalá larsson hubiera terminado los otros 7 que tenía pensados...

pd. os recomiendo también "la reina del sur" de pérez-reverte