martes, 17 de noviembre de 2009

Juego monetario

Esta mañana, al pagar el café, me devolvieron 4 monedas de 1 euro: una española, una francesa, una belga, una austriaca. Las tengo aquí delante.

En la española sale el Rey Juan Carlos, en la francesa el frío hexágono francés, en la belga el Rey Alberto, en la austriaca Mozart.

Se me ocurrió un juego: si Dios me quisiera mandar un mensaje (¡o 4!) con estas monedas ¿cuál podría ser?

(Eh, no olvidemos que es un juego: Dios no nos habla así ... ¡o sí!)

11 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Pues ni idea...

Angi Burt dijo...

Me ha dado risa, ¿te has inspirado en el post de los 100 euros? (es broma)
Yo creo que Dios habla y mucho con lo más corriente, aunque no se lo puede tomar uno al pie de la letra. ¿no estarás a punto de pedir un destino en el exterior? Los funcionarios siempre tienen ofertas tentadoras...

Embajador en el Infierno dijo...

Bueno, pues por un lado tienes emparejado al asesino de Mitrofán con la revolución masona francesa, y por el otro a lo poco que queda de la monarquía católica europea con el Imperio Habsburgo. El mensaje es claro tienes que optar por el liberalismo revolucionario o el catolicismo liberador de almas.

Embajador en el Infierno dijo...

Perdón se me olvidaba: el próxima sábado 21 es el acto nacional de la Comunión Tradicionalista en el Cerro de los Angeles. No digo más y perdón por señalar.


Por cierto Angi : esa boina roja de tu perfil... ¿es mera coincidencia o tiene alguna significación política?. Apunto, por si acaso, que no serías la primera numeraria carlistas de la que tengo noticia.

AleMamá dijo...

Si fueras un profeta, de esos molestosos del Antiguo Testamento, quizás el mensaje fuera:
"Dile al Rey don Juan Carlos, cuya esfigie detentas las monedas de su reino, que no olvide que el poder viene de Dios, y que al que mucho se le da, mucho se pedirá y las cuentas por lo de su firma a las leyes de aborto las tendré muy en cuanta, dice el Señor".

"Al presidente de Francia dile que por mucho que su símbolo sea racional hay que tomar en cuenta a su Creador y actuar según sus leyes. Que los derechos del hombre declarados en su Revolución no son otra cosa que puro cristianismo, y que si siguen agregando como "derechos" verdaderas aberraciones los negaré cuando estén en mi presencia, oráculo del Señor"

"Al rey Alberto de Bélgica dile que no olvide nunca la lección de fortaleza y coherencia de su antecesor Balduino, que todo lo que no iguale o supere esa meta, lo tendré muy en cuenta"

A los Austríacos diles:"Les he dado talentos maravillosos, pero hace mucho que no descollan otros y la música no es lo que esperaba...si no componen nuebvas melodías inmortales, los condenaré a un infierno de ruidos, peor que el Metro, el mercado y las avenidas de Santiago de Chile. Arrepiéntete y empieza a componer y tendrás un cielo de musica y silencio"

*****
Espero no ser irreverente ni ofender a nadie.


Saludos

alejops dijo...

Me gusta la web que explica las imágenes de las monedas. El hexágono supongo que representa a Francia, que se dice que tiene forma de hexágono no?

CB dijo...

Lo de los profetas molestosos me ha encantado, sólo que Dios solía ser más explícito y les apuntaba el mensaje: "Vete y diles...".

Yo te cuento lo que a veces creo que me dice a mí: "Venga, C, tú tomando cafés a 1€ (que no está mal por cierto, a mí me sale por 1'30 y no es nada del otro mundo)y destrozándote mi sistema nervioso, y mientras tanto X, Y y Z sin tener para comer. Agarra ahora mismo esas cuatro moneditas, vente cuatro días con el café tomado de casa, y dáselas a quien sabrá utilizarlas".

Muchas veces me lo dice, y muchas le contesto: No me amargues, D, que Tú sabes que me duermo. Sólo alguna consigo hacerle caso. Como los profetas malosos, que se hacían también los sordos.

Fernando dijo...

Maybe next time, Juan Ignacio.

Para nada, Angi, yo estoy más anclado en Madrid que la fuente de la Cibeles. Y, sí, de eso se trata: de ver qué nos dice Dios en cada pequeño detalle cotidiano, sin caer en supersticiones.

Hola, Embajador, contundente tu respuesta, en tu admirable estilo habitual. No quiero ni pensar qué habrías dicho si hubiera salido el € griego, con la lechuza de la sabiduría.

¿Qué te puedo decir, Alemamá, salvo lo que ya dije en tu blog: que ésta es una de tus mejores aportaciones a mi blog, si no la mejor? Se ve que la pensaste largo, con cariño.

Así es, Alejops: estos franceses son cartesianos hasta para diseñar la forma de su país.

Hola, CB, has dicho lo que yo sabía que iba a decir alguien: que en vez de tanto juego, coge tus 4 moneditas, sal a la calle y dáselas a alguien a quien le haga falta, eso es lo que Dios diría sin gran complicación. Y, conforme contigo: lo del "profeta molestoso" de Alemamá es una espléndida expresión.

AleMamá dijo...

jeje, no, Fernando, no lo he pensado mucho, simplemente me salió así, ¡y dime que no nos hacen falta profetas que les digan fuerte, claro y en sus narices sus pecados!

Angi Burt dijo...

Me ha gustado mucho esta serie. Tenéis mucho sentido del humor. No, embajador... no soy carlista. La boina me la regaló una residente de Second Life, de donde procede mi avatar... que a estas alturas debe estar convertida en cenizas, porque todo aquel imperio Desde Bishara (mi blog) se desmoronó, o casi. Saludos.

hna josefina dijo...

Me gustó que sean todos un euro y, también, cada uno de su país. Nunca lo había pensado... ni me había fijado, porque algunos en la mano he tenido.
Pero... al final, lo que vale -¡pero realmente vale!- es ¡Dios y su amor misericordioso! ¿verdad? por todos los hombres, con euros o sin euros.
¡Saludos!