lunes, 23 de noviembre de 2009

Gran honor

La hermana Josefina hizo en mi post anterior un comentario que para mí es un gran honor:

"Fernando, nunca te pregunté: ¿Por qué estás tan cerca de nuestros países? ¿Anduviste por estos pagos? ¡Saludos!"

Querida hermana, no, nunca estuve por ahí, todo llegará, pero por alguna causa que no sé explicar me siento muy cómodo en los blogs de Uruguay, de Argentina, de Chile, como si yo hubiera nacido en uno de esos países y me hubiera venido a vivir a España.

Recuento los blogs que, más o menos, leo casi todos los días: hay 23, pero sólo 12 son españoles, los otros 11 son americanos: 6 argentinos, 1 chileno, 1 uruguayo (o, mejor dicho, argentino en Uruguay), 2 mexicanos y 1 venezolano.

No sé explicar esta cercanía. Quizá, si vemos la media, parece que están mejor redactados, menos perjudicados por las siniestras Leyes educativas de España; o quizá haya ahí una alegría que nosotros en España, siempre tan tensos, hemos perdido; o quizá que tratan temas más amables que los nuestros.

Sea lo que sea, doy gracias a Dios porque existan internet y los blogs, que me permiten conocer a gente que de otra forma nunca se habría cruzado en mi camino.

4 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Verdad que sí, ¿cuándo podría uno haberse cruzado con gente de esta manera? Dejamos palabras en la red y quien las descubre y siente una afinidad o interés se contacta. Es asombroso.

AleMamá dijo...

Es muy lindo lo que dices. Sí hay una a finidad, una simpatía y es como conocernos.
Un abrazo

maria jesus dijo...

Eso es lo que más me gusta de internet, que puedes contactar con personas de todo el mundo y conocer costumbres, historias etc que ni te las imaginabas.

Fernando, como aparte de leerte, leo tus comentarios en otros blogs, tu te lo trabajas bien; se nota que lees y piensas sobre ello, nunca haces el comentario por cumplir.

Un abrazo

hna josefina dijo...

¡Gracias por contestar!
¡Qué cosa!... Es verdad; muchas veces me encuentro comentando con alguna persona:
"Un amigo del blog opina de tal forma"
Y muy probablemente algunos no nos veremos hasta el cielo. Pero amigos somos realmente. Están metidos en nuestras vidas.
¡Saludos!