viernes, 28 de febrero de 2014

Libros

Guardo en mi biblioteca los libros que leí durante la operación y la rehabilitación de mi madre: la historia de la restauración de la Compañía de Jesús en 1814 y la autobiografía del ex presidente José María Aznar. Entres sus páginas quedan billetes de los autobuses que cogí esos días o tickets de la cafetería del hospital. Cuando dentro de 5 o 10 años vuelva a hojearlos, este tiempo que vivimos volverá a mi memoria.


Cojo (para leerla de nuevo) la novela Un tipo encantador, de Marian Keyes. Se cae el folleto de la Semana Santa en Murcia de 2011. Pero lo que más vivamente recuerdo es un día de esa primavera en la que un amigo me invitó a su entrenamiento de golf. Aquella tarde: la novela divertida, el amigo amable, la fanta de limón en la terraza junto al campo, los niños ricos elegantes, el cielo azul, las montañas azules, el césped verde, el campo verde, el ambiente inglés, el silencio, el sol de la primavera -por fin-, la vitrina de los trofeos. Sentí y vuelvo a sentir ahora que, pese a todo, la vida vale la pena.

7 comentarios:

ALMA dijo...

Que biblioteca tan rica tenés Fer!!!!! ay!!!! que lindo tener a esos viejos amigos que de tanto en tanto esperan que uno les acaricie el lomo o al pasar los abra y nos hace volver en el tiempo.
Hace unos días acomodando cosas volví a tener en mis manos un ajado volumen de Análisis Matemático y entre sus hojas encontré los borradores de ecuaciones cuando preparaba los exámenes de la facultad. Ahí estaban esperándome, amarillentas, con un aroma muy particular.... hermoso!!

El clima del club de golf de tu amigo ideal para leer,pensar o simplemente disfrutar la vida.

Lindo post, muy descriptivo.

Luisa dijo...

Oh, sí que vale la pena, sí.
No tengo esa costumbre, la de guardar cosas entre las hojas de los libros y que luego nos devuelvan los momentos vividos. Me encanta. ¿Ves? Otro de los inconvenientes del libro electrónico :)
Besos Fernando

ojo humano dijo...

Siempre, siempre, siempre vale la vida. Y si es con libros, mucho mejor. Y si es con amigos...!qué bendición¡...y si es un amigo en buena posición, por favor, puras gracias a Dios.

Fernando dijo...

Qué bonito lo de los apuntes, Alma: seguro que volviste a los años de la carrera y te acordaste de todas las cosas buenas de tu vida que vinieron tras licenciarte.

Ay, Luisa, yo soy tan antiguo que nunca me meteré en eso del libro electrónico. Todos mis amigos lo tienen, es más barato y más cómodo, pero yo paso.

Y si es en amistad con el mismo Dios ¡¡pues ya inmejorable!!, Ojo Humano.

yeste lima dijo...

Claro que merece la pena vivirla y volver a recordarla, después, con más camino recorrido, cuando al abrir
cualquier libro, nos vamos encontrando los distintos capítulos de nuestra vida contada en tikets, recibos, billetes, entradas.....

Yo tengo papelitos de ésos, aparte de en libros, por casi todos los bolsos, hoy mismo, he sacado de un billetero antiguo, algunos trozos de papel con cosas y letras que como si fueran fotos, me han traído rápidamente a la memoria los momentos vividos el día que los guardé.

Besos, Fernando

ojo humano dijo...

http://pijamasurf.com/2014/03/cuales-son-los-paises-mas-lectores-del-mundo-la-respuesta-te-sorprendera/
Si te sirve, por cierto, Chile ni se ve, lástima.

Fernando dijo...

Simpático lo del bolso, Yeste. Las mujeres guardáis tantas cosas en ellos que volver a abrir uno de hace unos años es como abrir el museo de vuestra vida. Simpático.

No te aflijas, Ojo Humano, porque la estadística está mal hecha: es totalmente imposible que los españoles leamos una media de casi 5 horas semanales, eso es totalmente irreal. Así que no te apenes por la ausencia de Chile.