lunes, 17 de febrero de 2014

Santa María de la Cabeza

Camino por el paseo de Santa María de la Cabeza.

Veo el primer almendro florido.

Oigo el primer canto de pájaro.

En el cuartel de bomberos, en su torre alta, han escrito con letras gigantes "Hasta los güevos de políticos, banqueros y demás ladrones". Me hace gracia la perfección del neologismo güevos, con su diéresis: se me ocurre que lo ha pintado un bombero de mi edad, anterior a las reformas socialistas de la educación.

Encanto del 14 de febrero: en la plaza del barrio pobre, frente al kiosco de flores de los gitanos, los obreretes y los dependientes jóvenes, con el pelo muy muy corto, hacen cola para comprar una rosa (a 3 €) para su chica.  

7 comentarios:

ojo humano dijo...

Tal vez la época más dichosa es cuando florecen los almendros. Esperanza de un verano glorioso.
Disfrútalos, tendrás un hermoso tiempo de calor.
Acá las hojas ya están poniéndose amarillas, hay brisa fresca y menos calor. El otoño se percibe en el aire.

xtobefree dijo...

Buenos días Fernando. Aquí también han florecido los adelantados. Los bomberos pamplonicas fueron, en cambio, los primeros sospechosos de desplegar el trapo vasco el día del chupinazo. Unos echan flores antes que las hojas y otros capullos borrokas sólo gustan de espinas. Un abrazo.

Fernando dijo...

Ha sido algo pasajero, Ojo Humano: pronto han vuelto el frío y la lluvia. Espero que no destrocen ni las hojas del almendro ni al pajarito que canta.

¿En serio se sospecha de los bomberos de Pamplona, NIP? Qué hijosdefruta: a ver quién se atreve a pegarse con ellos.

ALMA dijo...

Me encanta tu fina sensibilidad para apreciar el almendro y el canto del ave.

Los bomberos unos genios con el cartel .

El amor está presente sin importar el valor de la flor, vale el gesto.

Fernando dijo...

Había que ser muy bruto para no sorprenderse por la flor y por el pájaro, Alma. Y, sí, no hacen falta flores, pero me conmovió el gesto de los chicos, luego las llevaban medio ocultas, con un poco de vergüenza.

ALMA dijo...

Creo que expresé mal Fer, no quise decir que fueras bruto, pero conozco personas que ignoran estas expresiones de la naturaleza, por no haber desarrollado su sensibilidad.

Fernando dijo...

Lo comprendí perfectamente, Alma, ya sé que no decías que yo fuera bruto, hice una exageración literaria, como quien dice "no hay que ser un asesino para que los niños te molesten".

Gracias por tu aclaración.