viernes, 25 de mayo de 2012

Trabajo

En la oficina paso las horas, esperando que me manden trabajo. Hay días en que nadie se acuerda de mí. A fin de mes cobro, haya hecho o no haya hecho.

La ventana está abierta (ya es verano). Hay un rumano que toca el clarinete durante horas y horas. A veces toca bajo porque se cansa, pero no para. Su comida desde hoy hasta que se muera depende de su trabajo, euro a euro, nota a nota, soplo a soplo.  

10 comentarios:

AleMamá dijo...

Lo que te pasa como funcionario es muy típico, me parece. O te matan de "pega" (trabajo) o no te dan lo suficiente.

Lo del rumanao me ha dejado triste. ¡Qué pena!

paterfamilias dijo...

Pues eso es peor que tener mucho trabajo, creo yo.

Si el rumano toca bien, será más ameno, ¿no?

Juan Ignacio dijo...

Es realmente trágico. Me impactó.

Pero hay un tema. A nosotros no nos pagan por el trabajo que hacemos. Nos pagan por estar a disposiciòn. Del estado, en tu caso, de una empresa, en el mío. Equis horas al día en que estamos para el que nos pide.

Y nuestra tragedia es tener que estar allí siempre, hagamos mucho o no hagamos nada.

El rumano tiene su tragedia por ser pobre y otras razones, pero puede dejar de tocar si está cansado. No tiene que pedir permiso ni licencia a nadie para salir, ni acumular años de servicio para gozar más días de vacaciones.

ALMA dijo...

Veo mi querido Fer, que en todos los lados es lo mismo. En la oficina que yo trabajo ocurre lo mismo.

Me impacto los contrastes en tu seguridad decobrar dinero a fin de mes y el ganarse la diaria del rumano.

Casualmente en mi oficina se escucha a un cantante callejero que dia a dia y tarde tras tarde canta "...... Comandante, Che Guevara...." son afinados y cantaban con Arjona, cuando el guatemalteco era tambien cantante callejero

Buen fin de semana

Fernando dijo...

Al menos tiene una ocupación, Alemamá: muchos extranjeros han tenido que volver a su país o piden limosna. Éste, al menos, tiene el arrojo para salir adelante.

Toca bien, Páterfamilias, pero sólo sabe 4 canciones. Por la tarde, en casa, las canciones me retumban en la cabeza una y otra vez.

Así es, Juan Ignacio, lo que pagan es la disponibilidad. Luego, en España, se habla mucho de la productividad, pero en la Administración ésta tiende a 0: te pagan mucho por la disponibilidad, desperdiciada por la mala organización.

El mío no canta, Alma, si cantara en rumano sería para cerrar la ventana. Y sí, aquí en España no hay punto medio, la gente o se mata a trabajar o pierde el tiempo en la oficina o en la tienda.

NIP dijo...

Buenos días Fernando.¡¡Enhorabuena por tu Depor!! Un trabajo muy bien hecho en el infierno de la 2ª.Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Gracias, NIP.

Javier Vicens dijo...

¿Puedo sugerir algo? Creo que si usted empezara a tocar el clarinete o, mejor, el trombón de varas en la oficina, no tardarían en darle trabajo.

Nodisparenalpianista dijo...

Un día oí a una pobre vendedora del Corte Inglés que estaba aterrorizada en Navidad por culpa de Cortylandia, así que disfrruta en el ratillo de hastío de tus particulares 4 Principales.

Fernando dijo...

Lo probaré, Don Javier, porque hay días que rozo la depresión.

Lo comprendo bien, Nodisparen, el Cortylandia, Cortylandia, vamos todos a jugar está bien un rato, pero sólo un rato.