miércoles, 9 de mayo de 2012

Rosario

Somos muy limitados y para avanzar en la vida espiritual usamos muletas que nos ayudan a ir adelante. Esto está bien si la muleta no acaba taponando la cañería del agua.

Pongo un ejemplo.

Cuando rezo el Rosario ofrezco cada misterio por una intención. Esto está bien, creo. Hace mucho, al ir a rezar el 5º gozoso, El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo, me imaginé la escena, me imaginé a María descubriendo que Jesús no iba en la caravana, me imaginé su terror y su angustia. Me dije "Igual que tú, María, estuviste agobiada, yo ahora estoy agobiado por España y por el gobierno de Zapatero y por el aborto y por la eutanasia y por la Ley de Libertad Religiosa que nos vienen". Así que ofrecí el misterio por España. Eso estuvo bien, creo. Pero la siguiente vez que tocó rezar el 5º gozoso volví a recordar el razonamiento de María angustiada y yo angustiado y lo ofrecí por España. Y así una y otra vez, hasta caer en el hábito.

Esto pudo estar bien al inicio, pero acabó siendo una costumbre que sustituyó a la meditación sobre el misterio.

El otro día tocaba rezar el 5º gozoso. Mi primea reacción mecánica fue la de María está agobiada y yo estoy agobiado y lo ofrezco por España. Pero luego reflexioné sobre la escena y sobre el ofrecimiento y comprendí la patética inercia en la que había caído. "¿Qué hablas de angustia -me dije- si ya dejaste de estar angustiado y pasaste a estar esperanzado y luego pasaste a estar furioso? ¿De qué angustia común hablas?". Me arrepentí, me puse a reflexionar sobre la escena, encontré nuevos motivos espirituales por los que ofrecer el misterio.

Es más costoso pero más serio, me parece.

9 comentarios:

Fernando dijo...

Aclara que lo de ofrecer siempre el misterio por una misma intención también tiene una ventaja: tienes la garantía de que, al menos una o dos veces por semana, te acoradarás de rezar por cada necesidad.

Nodisparenalpianista dijo...

Es muy buena tu reflexión!!!

AleMamá dijo...

No estuvo demás tu ofrecimiento, creo, porque sí se fue ZP para su casa.

Lo importante es rezarlo y si caes en la rutina, cambiarlo par amejorar, pero siempre será bueno.

Saludos

xtobefree dijo...

Buenos días Fernando. Creo que no debemos anestesiarnos por la rutina, cierto, pero la situación sigue siendo apurada, las desnaturalizadas siguen entrando en esos mataderos y precisan no cejes en tan nobles intenciones y como aquella viuda, nosotros al Justo machaconamente se volvemos a pedir ó como aquél del pan del vecino. Pide por la misma intención pero luego escupe el veneno que amarga confiando en la eficacia de cada letra pronunciada en arma tan eficaz y contundente contra los inmundos. Es lo que hago. A constinuación haz una situación de lugar metiéndote en ella y más que forzar procura dejar que Ella te dé en qué meditar mientras los dedos caminan sobre las cuentas de la mano de María.Un fuerte abrazo.

paterfamilias dijo...

España sigue necesitando muchos 5ºs misterios.

Gracias

Fernando dijo...

Tienes razón, Fernando.

Gracias, Nodisparen.

Algo ayudaría, ¿verdad, Alemamá?

Qué consejos tan vividos, NIP. Y sí, es preciso seguir y seguir rezando por España, ayer por unas cosas, hoy por otras, no están los tiempos para dormirse.

Así es, Pátefamilias.

Juan Ignacio dijo...

Al leer esta historia se me representa lo que es para mí un tema agotador, el de qué piensa, o qué contempla, mientras reza unas palabras; cómo pode decir unas palabras y meditar sobre otras, etc.

Fernando dijo...

Se supone que tendría que ser un proceso fácil, Juan Ignacio: cuando uno habla con alguien y dice algo sabe perfectamente lo que está diciendo. Esto lo perdemos muchas veces en la oración vocal, nos quedamos sorprendidos cuando de repente hemos llegado al final del misterio sin ser conscientes de lo que rezábamos.

Cristian dijo...

Realmente una reflexion muy interesante, admiro realmente tu forma de pensar y tratar de transmitir a travez del reso del rosario la paz que predica la religion y es que supongo que para eso sirve el rezo del rosario para poder calmarnos un poco y pensar las cosas con mas claridad