domingo, 19 de febrero de 2012

Sábado

Primera mañana de calor. Los castaños de Indias de la plaza tienen las yemas a punto de reventar, como puntas de espárragos, oscuras.

Voy al supermercado, juego a que soy pobre, a que sólo tengo un billete rojo de 10 € para hacer la compra. Gasto 8,75 €.

En un banco hay un pobre sentado. Pasa un señor y le tiende una moneda, pero no se acerca a él. El pobre se tiene que levantar, acercar la mano, agachar la cabeza. Luego se vuelve a sentar.

Hago una receta nueva, canelones con atún, huevo duro y bechamel. Recuerdo la película que me recomendó Alma, en la que una señora iba haciendo, una a una, todas las recetas de su libro de cocina.

Primera tarde de calor en el Parque de Retiro. Hay una multitud paseando, remando, tomando el sol, bebiendo. Un grupito atiende a una chica tirada en el suelo. Le han quitado los patines, tirados ahí cerca. Al lado un pequeño charco de sangre.

15 comentarios:

Miriam dijo...

Cuantas historias en una mañana
Cuantas sensaciones y cuanto aprendizaje.
Lo del solecillo me ha adelantado un poquito de la alegría de la primavera
Lo del pobre y la chica de los patines, me ha traído tristeza

Juan Ignacio dijo...

¡Qué final hitchcokiano!
Por cierto, nada más feo que dar sin caridad.

Javier Vicens dijo...

Extraño invierno este.

Nodisparenalpianista dijo...

Buen sábado, pobre chica, pobre pobre.

Andy dijo...

Vaya, espero que la chica de patines no se hicera nada grave.

¡Qué boniyo El Retiro! Guardo buenos recuerdos.

Un abrazo.

Fernando dijo...

Siento la tristeza, Miriam; seguro que la chica ya está bien, no parecía grave. Y volvió el frío, qué lástima.

No sé qué movió al hombre que daba la moneda, Juan Ignacio, a lo mejor mezcló la caridad con una pizca de soberbia, mejor no juzgar.

Así es, Don Javier, en Madrid y en Levante.

La chica ya estará bien, Nodisparen, no te preocupes por ella; seguro que el sábado próximo vuelve a patinar.

Imagínatelo en unas semanas, Andy, cuando llegue la primavera y abran todos los árboles y todas las flores. Espero que en Málaga haga mejor que aquí.

hna. josefina dijo...

Muy linda tu entrada. Gracias.
Por aquí no hay miras de cambio de estación. Hace muchísimo calor, que en la ciudad recalentada resulta bastante difícil.
Saludos.

NIP dijo...

Buenas tardes Fernando. Si la hemorragia fuera interna una infusión de semillas tostadas del reventón castaño de las búlgaras podría sustituir al 112, ahorrar gasóleo, reducir la contaminación y algo, muy poco, el déficit sanitario.

Receta DrMcgiver antifarmacéutico: cocción corteza del reventón (reservada de la primavera anterior) aplicada a las hemorragias externas superficiales.Un abrazo.

Fernando dijo...

Aprovéchelo, hermana, el invierno es triste y oscuro, peor cuanto mayores nos hacemos.

Don ingeniero NIP, si del castaño de Indias se pudiera sacar algún beneficio económico (energético, alimentario, atómico) Doña Botella talaría todos y sacaría unos eurillos para el 3º fracaso olímpico.

ALMA dijo...

Que belleza el despertar a la vida por parte de los árboles, luego de haber pasado un durísimo invierno.

Podés ir juntando los euros que no gastas, esa es la base de la fortuna, jajaja, así decía un político de estos lares: "pesito a pesito, se junta el montoncito"

Me da pena el señor que si bien ayudó a otro señor, pero es necesario arrojarle el dinero??? hmmmmm me parece que no. Fea su actitud!

Fer, mi querido, siempre tirando flores a esta Almacenera..espero que te hayan salido riquisimos los canelones.

Los patines?, no son para mi, quizás me hubiese pasado lo que cuentas de la chica o bien me hubise roto mi cabezota.

Buena semana, Fer

Fernando dijo...

¿Cómo no recordar tu película, Alma? Fue muy buena, la recuerdo a veces, sobre todo cuando me atrevo con una nueva receta, como en este caso. Y, sí, fue feo lo del señor que dio limosna, no hay porqué humillar a los pobres más aún de lo que es darles una moneda que nos sobra.

Andy dijo...

Fernando, te deseo una santa y provechosa Cuaresma.

Un abrazo.

Fernando dijo...

Gracias, Andy, igualmente.

AleMamá dijo...

Me encantan estas viñetas. Lo sabes, siempre te lo repito y no me arrepiento ¡sigue observando y relatandolas para nosotros! esa limosna humillante al cuadrado dise mucho.

Saludos

Fernando dijo...

Así es, Alemamá, a veces damos de una forma tan cruel que el pobre puede sentirse más humillado por la actitud que por la moneda.