martes, 28 de junio de 2011

Insensibilidad

Camino por la calle, me asusto: en un balcón hay una bandera de España con un crespón negro. ¿Qué ha pasado? ¿Ha muerto el Rey? Todavía no. ¿Un atentado de la ETA? No, estamos en tregua. ¿Algún aniversario triste? No.

Sólo al rato lo recuerdo: han matado a dos soldados españoles en la guerra de Afganistán. Lo oí en la radio por la mañana, mientras me duchaba, me dije "qué horror, pobres chicos, qué muerte tan inútil". Luego olvidé completamente la noticia.

8 comentarios:

paterfamilias dijo...

Te entiendo perfectamente, seguramente me habría pasado lo mismo. La diferencia es que el susto me lo habría llevado por ver una bandera española (con o sin crespón)

Andy dijo...

Eso es síntoma de la infoxicación, de la intoxicación de noticias.

Estamos tan saturados de noticias y dramas que ya nos hemos acostumbrado.

¿Quién se acuerda ahora de Fuhushima o de Haiti? ¿Y de Libia?

Ya no son noticia.

PD: ¿Cómo que el Corpus no pasó por Sol?

Un abrazo.

NIP dijo...

Buenos días Fernando. Caen las hojas y en la rápida oración dejamos en el seno del padre todo lo que él conoce de cada una y tanto significó cuando yo nunca me fijé ni ví aislada del árbol y que en la belleza o la violencia de su caída me conmueve; en ese cruce en el que ahora pregunta la arrastrada por el viento ¿Quién es ese trozo de suelo que intercede con tanto amor por mí?. La oración es fuego del hogar de amor. Un abrazo de otro insensible que desearía ver pamplona llena de banderas de España.

Miriam dijo...

Hoy en día, darse cuenta de la poca memoria que tenemos, ya es todo un record.

De una del club de ls insensibles

hna. josefina dijo...

Y por lo menos recordás haber reaccionado en el momento. Algunas veces, al menos a mí me pasa, ni nos preocupamos por cosas muy graves.
Saludos.

AleMamá dijo...

Tienes toda la razón. A todos nos pasa.

Personalmente me conmuevo mucho por muhcas cosas, pero pronto paso a lo que viene y me olvido. Hasta los dramas son olvidables en este mundo de lo mediático. Sabemos todo y eso es demasiado. Debe ser un mecanismo de defensa.

Saludos.

P.D: ¡Hace UN frío en mi país que te regalo un poco para bajar los 40º que han tendido Uds. allá!

Juan Ignacio dijo...

Saturados es una buena metáfora, coincido. Pero mejor quizás decir "sobresaturado".

En química cuando una solución o disolución está saturada, el soluto (el elemento que se disuelve en el solvente) ya está en su concentración máxima. Si agregas más soluto no formará parte de la solución sino que precipitará. Será una solución o disolución sobresaturada.

Así nosotros ya no podemos absorber más información y procesarla de acuerdo a su verdadera importancia. La información precipita y queda fuera de nosotros.

Fernando dijo...

No te quejes, Paterfamilias, al menos vives en Barcelona, donde se respeta (un poquito) la Ley, imagina que te hubiera tocado vivir en Olot o en otro sitio de la Cataluña profunda.

Así es, Andy, estamos tan informados y tenemos tantos datos que al final no sabemos nada. Y se evitó que la procesión pasara por Sol porque los indignados han dejado una Embajada allí, se trataba de evitar líos.

NIP, te digo como a Paterfamilias, al menos tienes suerte de vivir en Pamplona, imagina que te toca Tafalla o Alsasua. Y gracias por la contestación, qué elevada.

Bienvenida al club, Miriam, que Dios nos dé sensibilidad para las desgracias ajenas.

Así es, hermana, nada que ver con la seriedad con la que nos tomamos las cosas que nos tocan a nosotros mismos.

Supongo que sí, Alemamá, sería dramático que sintiéramos mucho tantísimas malas noticias como hay hoy en día. Y gracias por el frío, no te lo creerás pero ha refrescado algo en Madrid.

Gracias por tu brillante explicación científica, Juan Ignacio. Confieso que no fue problema de mucha información, sino de mera frivolidad, mera insensibilidad, ayer apenas hubo noticias en España y aún así olvidé pronto lo importante.