miércoles, 19 de mayo de 2010

Bienaventuranzas (previo)

¿Te sabes de memoria las Bienaventuranzas del Evangelio de San Mateo? ¿Tienen influencia en tu vida cotidiana? ¿Has dejado alguna vez de enfadarte o de ser avaro al recordar lo que dijo Jesús en aquel momento?

En mi caso la respuesta es no, no y no. Con afán de corregirme saco de la biblioteca un libro que parece accesible y útil: "La escala de las Bienaventuranzas", del teólogo ortodoxo Jim Forest.

Parte de una tesis atrevida que a priori no comprendo: las Bienaventuranzas son una escala, hay que superar un peldaño para pasar al siguiente. Has de ser pobre de espíritu para ser manso, y has de ser pobre de espíritu y manso para llorar. Sólo llegarías a ser perseguido por causa de la Justicia al final de un largo recorrido de toda la vida. En principio no veo clara la tesis, habrá que leer con atención.

9 comentarios:

Andy dijo...

No conocía yo a este autor...

Resulta interesante el enfoque, espero que nos sigas informando sobre esto.

¡Un abrazo y gracias!

Capuchino de Silos dijo...

Me quedo con muchas ganas.

Porfa digo lo que Andy.

Muchas gracias

AleMamá dijo...

¡Oye! que interesante la tesis....
Me dejaste pensando.
Saludos

Juan Ignacio dijo...

Si esto es un estudio de mercado quiero aportar un comentario positivo: Interesa esta serie, "sal a venderla".

Esperanza dijo...

pues ya nos contarás algo... a mi en principio, me parece un poco complicado :)

hna. josefina dijo...

Como a AleMamá y Capuchino me parece bien interesante.
Ya nos contarás cómo sigue.

Fernando dijo...

¡Gracias por vuestro interés! Muy pronto llegará "Bienaventuranzas (I): pobres de espíritu".

Albert dijo...

No sé si será el caso, pero hay libros con los que uno se crea espectativas que luego no se cumplen. Ahora mismo estoy con uno del que no soy capaz ni de recordar su título. Lo voy a devolver inmediatamente.
Saludos

Fernando dijo...

Este tiene buen aspecto, Albert, si no lo devuelvo a la biblioteca y asunto cerrado.