miércoles, 28 de enero de 2009

La vaquita robada

¡¡Han robado la vaquita!!

He aquí que en Madrid, ciudad de vida cultural entre la élite y el despilfarro, unos señores de una ONG han montado la Cow Parade, y puesto en las calles importantes más de 100 vacas, vacas de tamaño natural, en plástico pesado, cada una de ellas decorada por un artista (???) distinto, que luego se subastarán para el que quiera ponerlas en su jardín, el que lo tenga, o en su museo, el que la tenga, o en su azotea, el que la tenga y lo resista. Estas 100 vacas, serias en su porte, divertidas en sus colores, alegran la vida de la ciudad deprimida por la crisis, y la gente va en el autobús y se ríe viendo las vacas, como niños pobres que pasaran ante una pastelería.

La vaca como símil del hombre de nuestro tiempo, cada una a lo suyo, ensimismada, pasando de las otras vacas, comiendo y vomitando y volviendo a comer y a vomitar su historieta particular.

Dijeron: esto está muy bien, en todas las ciudades de Europa en la que ha habido otras Cow Parade la gente ha sido super-respetuosa, super-amable con las vacas, no ha pasado nada. /// Aquí, muchas están ya pintadas, dañadas, y el colmo fue Albertina Pinturina, cruelmente desatornillada, robada, izada en sus 500 o 1.000 kilos por unos cachondos, que la subieron a pulso a un cuarto piso sin ascensor. /// Para dar idea del nivel de vandalismo, basta con este dato: han tenido que crear un hospital de vacas, que en plan de burla han puesto junto al hospital de los niños, el del Niño Jesús, no sé si es que para ellos un niño (de verdad) vale tanto como una vaca (de plástico) o si es al revés.

Casi todas las vacas son vacas adultas, en solemne pose de vaca, sólo alguna se sale del guión, por ejemplo cerca de la Biblioteca Nacional hay una de mucha risa, que está bañándose en una enorme taza de café, con las patas y la cola y la cabeza apoyadas en el borde de la taza. Por eso...

Por eso, mi favorita es, era, Kid Cow, ??, ¿eso es Vaca Niña o Vaca Niño?, ¿no debería ser Girl Cow o Kid Bull??, no sé, a lo mejor es una vaca transexual, bueno, una vaca como pintada por un niño, "como" no, pintada por un niño, "Alex Wandosell (7 años)", dice la guía, ya sabes, un óvalo grande que es el cuerpo, una bolita que es la cabeza, y si le pones manchas negras y una ubre tan grande como la cabeza y cuernos es una vaca, y si le pones hocico y le pintas de rosa es un cerdo, y si le pones pelos en la cabeza y cola es un león, para todo sirven el óvalo y la esfera. Bueno, pues a esta le tocó ser vaca, y tener tres dimensiones, y ser mi favorita. Para mayor simbolismo, Kid Cow está, estaba, pegada al Banco de España, ¿no es divertido el contraste, no es siniestro, la vaca-niña o la vaca-niño pegada al pavoroso Banco de España, con sus cajas fuertes vacías? ¿No es algo curioso?

Kid Cow ya no está, ya sólo queda de ella, de él, la peana. No sé si la han robado o si la han roto tanto que han tenido que llevársela al citado hospital de niños. Podría haber llamado al ayuntamiento y preguntarlo, pero seguro que no lo saben. Qué triste. ............ ¿Estará Kid Cow en el Banco de España? ¿La habrán cogido entre varios banqueros, de noche, la habrán desatornillado, la habrán bajado a un cuarto sótano, sin ascensor? ¿Estará guardada en una de las cámaras acorazadas, vacía hasta ahora? ¿Será esta la mercancía con la que Zapatero pretende sacar billones de pesetas para mantener su política loca?????????????????

9 comentarios:

hna josefina dijo...

No me doy cuenta si mi otro comentario entró porque me dio error.
¡Pensar que aquí -en el sur- el problema que tenemos con las vacas es que se nos están muriendo -de verdad- por la sequía...
Y allí ¿por qué se les ocurrió esto de las vacas?

ALMA dijo...

Que pena que se hayan robado a esta simpática vaquita que nos contás. No la habran atesorado en alguna caja de seguridad del Banco???

Aqui en Buenos Aires hace unos años también se ralizó una muestra callejera con vacas pintadas por diferentes plásticos y después no sé que fueron de ellas...serán las mismas que llegaron a España??? sería loquísimo si así fuera

Besos y MUUUUUUUUU

Fernando dijo...

Querida hermana, bienvenida, no sabía que en Uruguay hubiera sequía; aquí, en España, hemos tenido dos o tres años muy duros, muy secos, como un merecido castigo bíblico, y en este invierno ha llovido tanto que ha habido que desalojar varios pueblos.

Querida Alma, sería genial que las vacas hubieran estado antes en Argentina y, tras pasar por algunos otros sitios, hubieran acabado en Madrid. No conozco a la mayoría de los artistas que las han pintado, así que a lo mejor son argentinos y las vacas son las mismas. Ninguna muge en lunfardo, esa es la verdad.

Hoy he vuelto a pasar frente al Banco de España y Cow Kid sigue sin volver: no me atreví a preguntar al guardia de la puerta si la han buscado en las cámaras acorazadas, lugar idóneo para esconder cosas porque están vacias de euros y de oro.

Juan Ignacio dijo...

Exhuberante y gracioso relato de la intrascendente Cow Parade, que también estuvo aquí en Argentina.
¡Sí que le sacaste provecho! (Sólo este relato pondría en duda lo de intrascendente).

Kid Cow no es por lo niño de la vaca, entonces, sino por lo niño del autor. Dentro de un conjunto de "esculturas" de vacas, la hecha por el niño es la Kid Cow (y ya no hay problema de sexos); creo que el idioma inglés permite esa interpretación.

Saludos.

Ramón_Lozano dijo...

Lo del vandalismo en España es algo que no sé dónde acabará. A los responsables municipales de cualquier ciudad les da miedo colocar estatuas, macetas ornamentales, stands de cualquier cosa o lo que sea por las calles, pues saben que al amanecer se apreciarán los estragos de la noche. De hecho es normal que al volver de fiesta te encuentres con algún grupo de chavales tirando vallas, robando arbolitos, arrancando señales o bolardos o cualquier cosa que se les pase por la cabeza. En mi residencia, para bochorno del director de la misma, aparecieron a final de curso varias señales de vados permanentes, conos naranjas, carteles de heladerías, una alfombra roja de El Corte Inglés como de 50 metros, bolardos... hasta un pato metieron una vez.

Por eso sé que habló con conocimiento de causa y no veo fácil solucionarlo. En Burgos se puede alegar que casi no hay Policía, pero Valladolid está repleta de patrullas por la noche. Se debería empezar por la educación y el civismo en casa, pero parece que los padres españoles no están preparados para ello.

Saludos

yeste lima dijo...

Sólo he visto las vacas en las noticias de la tele y me hubiera encantado verlas al natural, aunque, la verdad, no comprendo como el Ayuntamiento no ha escarmentado todavía, sigue confiando en la buena educación y en el civismo de los españoles y está comprobado, que en la mayoría de las ciudades españolas, la noche transforma el carácter de algunos jóvenes y no tan jóvenes, puesto que se dedican a divertirse destrozando lo que encuentran a su paso sin respetar nada de nada.

Un abrazo, Fernando.

Yuria dijo...

Me gusta mucho como lo cuentas. Ya sabía todo este tema de las vacas, aunque no vivo en Madrid y hace un tiempo que no voy.

Llegué aquí a travésdeotros blogs. Un placer.

Fernando dijo...

Querido Juan Ignacio, gracias por la aclaración, ya te he comentado varias veces que en España nadie o casi nadie sabemos nada o casi nada de inglés; de hecho, puse la duda confiando en que tú, que sí que lo hablas, lo pudieras resolver.

Querido Ramón: ¿¿¿una alfombra roja de El Corte Inglés, con la de vigilantes que tiene??? Deberías dar un sitio en tu blog a tus compis que lo hicieron, seguro que el relato vale la pena.

Querida Yeste, van a estar hasta marzo o abril, así que píllate un sábado el AVE, y las ves: a la misma puerta de la estación de Atocha hay 4, en fila.

Querida Yuria, bienvenida, de corazón.

am dijo...

Esas mismas vacas del cow parade pasaron por aquí en el 2005. Aunque no sé si sí sean las mismas.