viernes, 9 de enero de 2009

Nieve (I)

Nieva, mucho, en Madrid.

Podría escribir "Vuelvo a mi infancia", pero sería una inexactitud, pues ya en aquellos lejanos años era algo muy raro. Así que escribo: "Vuelvo a los rarísimos días de mi infancia en que nevó y que tiré bolas de nieve y me resbalé patinando mientras jugaba con mis hermanos etcétera etcétera".

Luego podría añadir "Un manto de armiño blanco cubre la ciudad", pero odio ser como los demás, así que pongo "La ciudad encanece deprisa, abrumada por sus preocupaciones".

En fin: parece que tras Reyes acabó lo extraordinario y empezó lo aburrido, menos mal, pero he aquí un día mucho más extraordinario que las ordinarias (en el sentido de tradicionales) celebraciones de Navidad.

7 comentarios:

alejops dijo...

¡Pero qué bonito ha estado el día! Era como un sueño, como estar en las nubes de la mañana a la noche.
Eso sí, un día está bien, pero esto todos los días sería insoportable.
Qué bonito tu blog, de azul. Queda como más acogedor.

AleMamá dijo...

aprovecha, mira que luego caen "los patos asados" como acá.

Qué lindo lo que has escrito: "La ciudad encanece deprisa, abrumada por sus preocupaciones"
Saludos

maria jesus dijo...

Ha sido un día distinto, especial y....bonito de ver desde casa, calentita

Fernando dijo...

Alejops, por eso tuvo encanto, si viviéramos en Praga y nevara 100 días cada invierno odiaríamos la nieve. Gracias por el comentario sobre el color.

Alemamá, me emociona que hayas hecho un hueco en el tiempo con tu nieta alemana para saludar aquí. Gracias, de corazón.

María Jesús, bienvenida de nuevo, he echado mucho de menos tus posts. Ah, me tocó el reintegro de la Lotería de Reyes, algo es algo.

Ramón_Lozano dijo...

Mira que es raro que nieve en Madrid y para una vez que cae una nevada de verdad se monta un caos...

Como en Burgos estamos acostumbrados a estas cosas ya no nos emocionamos tanto, aunque los niños bien que lo disfrutan.

Saludos

CristinaB dijo...

¿Y has visto esta noche la luna llena sobre la nieve?
Precioso hasta decir basta.
Feliz año, Fernando.

Fernando dijo...

Hola, Ramón, aquí fue un día muy especial, estuve toda la tarde dando vueltas, en el Retiro, consciente de que a lo mejor no vuelve a nevar así hasta dentro de varios años.

Cristina, qué alegría volver a verte. Lo de la luna llena fue bonito, y tambien el sol de los días siguientes, rebotando sobre la nieve helada. Hasta pronto (espero).