domingo, 18 de enero de 2009

El orfebre

Qué habrá sido de Álvaro, 25 años después, me pregunto. Pongo su nombre en el buscador Google y sale el colegio en el que trabaja, la asociación de antiguos alumnos a la que pertenece, los manifiestos pro vida y pro familia que ha firmado y ... ¡su blog!

Entro en su blog como el ladrón en casa ajena, sin permiso.

La gran mayoría de sus posts son recensiones de libros que ha leído. ¿Se puede leer un libro a la semana, todas las semanas, sin excepción? Parece ser que Álvaro sí. Las recensiones son muy cuidadas, como de orfebre, ya hace 25 años era así. Sale el título, el autor, la editorial, su comentario sobre la forma, su comentario sobre el fondo, la valoración moral que le merece el libro, lo compara con otros que ha leído (y, en su caso, enlaza con el post-recensión que hizo en su día). Aparte, hay unos pocos comentarios de pelis clásicas que ha visto en la tele, de obras de teatro de aficionados que ha ido a ver, algún post aislado contra el aborto o el matrimonio gay, todo muy cuidado, todo muy minucioso. Jamás posts personales, del tipo "Estoy triste" o "Ayer fui en autobús".

Hay algo extraordinario en este blog: no tiene comentaristas. Semana tras semana, mes tras mes, al final de cada post pone "0 comentarios". Sólo a veces, cuando comenta cosas de tipo informático ("me he cambiado a tal ordenador" o "me he instalado este programa") aparece un tal Jorge, que valora si eso está bien o está mal; y, muy de vez en cuando, hay algún comentarista aislado, al que le interesa un libro concreto de los comentados. Fuera de eso, mes tras mes, "0 comentarios".

Se me olvidaba un dato importante: Álvaro era y (al parecer) sigue siendo del Opus Dei: él debe saber que Dios lee todos sus posts, hasta la última letra, y que por eso conviene esforzarse en que salgan bien.

10 comentarios:

Embajador en el Infierno dijo...

Ya solamente falta que pongas la dirección del blog. O bien me la mandas por correo electrónico. Tengo mucho interés.

Rafael G. Organvídez dijo...

Me uno a la petición de Embajador.

Juan Ignacio dijo...

Y somos tres.

ALMA dijo...

Si Alvaro escribe bien o no, si lee un libro por semana o si comenta alguna pelicula de la tele o si se le quemó la pc, o si nadie lo visita, solo Jorge, me tiene sin cuidado, a mi me gusta leerte a vos y comentar en tu blog, que al parecer es mas "humano" que el de Alvaro

Así que seguí escribiendo, Fer.

Besos

Ramón_Lozano dijo...

Sí, no estaría mal que linkearas su blog en el artículo, aunque no creo que hayamos leído los mismos libros, pero por comprobarlo no pierdo nada. Lo de los comentarios también depende en gran parte de la gente que visite habitualmente el blog.

Un saludo

hna josefina dijo...

Dicen que cada 10 visitas, sólo 3 dejan comentario.

maria jesus dijo...

Yo soy la cuarta que me uno a la petición de embajador, me gustaría conocerlo

yeste lima dijo...

Seguramente Alvaro, tu amigo de 25 años atrás, escribe, a parte de, por propia satisfacción, porque sabe que no todo el mundo deja su huella en un comentario... a pesar de que estoy segura que le leerán muchos más de los que lo reconocen, creo que él sí deja huella simplemente leyéndole.

O, a lo mejor, si le conocen y saben que pertenece al Opus Dei, siempre hay cortos de mente, que no quieran saber nada de lo que pueda escribir.

Un fuerte abrazo, Fernando

Embajador en el Infierno dijo...

Que, ¿no te animas?

E. G-Máiquez dijo...

Me uno al Embajador y cía. ¡Queremos link!