miércoles, 22 de octubre de 2008

Ex viuda

Leído en el periódico de ayer:

"Durante estos años, además de consolidar legalmente su relación con Adriana Abascal, la ex viuda del magnate mexicano Emilio Azcárraga, ..."

Se admiten sugerencias para definir la expresión subrayada en el texto.

12 comentarios:

AleMamá dijo...

El marido se llamaba "Lázaro", no hay otra explicación.
Saludos

Embajador en el Infierno dijo...

¡Milagro, milagro!. "El tigre" ha resucitado.

E. G-Máiquez dijo...

Mi opción: era una ex (o sea, una divorciada (exprés o a fuego lento, da igual) y por un accidente (del magnate) devino en ex-viuda. Tenía razón Chesterton (y san Pablo): el divorcio no existe.

Juan Ignacio dijo...

No conozco a los personajes.

¿Podrá ser que al consolidar legalmente su relación con la sra. Abascal el aludido le quite a la dama su condición de viuda?

Pero no le quitaría su condición de "viuda del magnate mexicano".

¿Podrá ser que la sra. Abascal, además de ser viuda, haya ahora muerto? Así ya no es más viuda.

¿Hay una explicación que te reservaste o queda todo en adivinar?

(Magníficos comentarios)

Fernando dijo...

¡¡Oh!!

Creo que se puede decir que un blog funciona cuando tiene comentaristas más listos que el propio blogger.

Creo que mi blog funciona.

(No hay adivinanza alguna, Juan Ignacio, sino sólo periodistas que no saben escribir y periódicos que no se molestan en corregir)

Jesús Sanz Rioja dijo...

¿Cambio de sexo?

No conozco a esa gente, pero lo de la relación con la tal Adriana podría avalar mi teoría. Fue viuda, es viudo.

maria jesus dijo...

Hubo un matrimonio posterior a quedarse viuda, ahora es ex viuda....Sra de.... Pareja de ... y no sigo

ALMA dijo...

Ex viuda??? mmmm que raro eso, que quisieron decir viuda y vuelta a casar, entonces dejo de ser viuda y se convirtió en ex viuda, para pasar a ser señora de tal..mmmm en que lio nos has metido!!!

Muy buen post.

Un beso

Fernando dijo...

Todas las respuestas son muy buenas, pero no hay misterio que resolver: fue un error de redacción, y ya está.

Volveremos a repetir la adivinanza con errores similares.

Cristina dijo...

A ver, que no os enteráis.

A.Abascal, joven y bella, se divorció del mexicano E.Azcarraga, mayor y rico, para casarse con un pez gordo de por aquí, algo menos rico pero sustancialmente más joven (y es que el tesoro es "tesoro" a secas, pero la juventud, ay, es "divino tesoro", y eso tira mucho).

El Sr. Azcarraga parece que se ha muerto. Adriana-la-ex-mujer-de-Azcárraga, como supongo que se la conoce por allí, ¿qué pasa a ser ahora?
Reconozcamos que la cosa es difícil. Ex-mujer no puede, porque ya no hay marido del que ser "ex". Perder el "ex y quedarse sin nada, tampoco, porque no sabrían ni de quien hablan. Lo suyo sería "Adriana, la ex-mujer del difunto Azcárraga", pero es muy largo.
A mí la "ex-viuda" me encanta y no me parece un error. Me parece un acierto sin querer, por el reconocimiento implícito al que se refiere Enrique (el de que las "ex" enviudan).

Fernando dijo...

Querida Cristina B:

Tu explicación es muy buena, roza la metafísica, pero no sé si el redactor pensó tanto cuando escribió la noticia.

CristinaB dijo...

Perdón, suena fatal lo de que no os enteráis, y además la que no se enteraba era yo.

La historia de Adriana y su boda con el entonces Presidente de Telefónica fue muy sonada, entre otros líos, por aquello tan feo que la llamó Julia Otero y que le costó el puesto.

Lo cierto es que ella vivió con Azcarraga hasta que murió, no sé si casada o sin casar, pero lo que sí está claro es que nunca se divorció.

Así que resulta que lo de la "ex-viuda" no es más que una bobada sin nada de acierto involuntario.

Muy amable y muy fino eso de llamar metafísica a los patinazos. Me lo quedo, me ha gustado. Muchas gracias.