lunes, 3 de noviembre de 2014

Madurez

Basta con que un día
no te duela la boca
no te duelan los ojos
no te duelan las rodillas
para sentirte feliz
protegido por Dios.

10 comentarios:

yeste lima dijo...

Así es, Fernando, tal cual, el día que amanece más liviano, nos podemos dar por contentos, con poco nos conformamos, Verdad?

Pero es lo más valioso.

Besos

ALMA dijo...

Deja la queja ya
la vida es corta
con alegría asume el reto
que más te importa.

....................


Sonríe un poco más...
Muestra esos dientes;
Ven a la esquina
que la parranda ya está caliente.

Baila en la calle, di cosas bellas.
Grítale al mundo ¡ Yo soy feliz !

Soy feliz, soy feliz...
Vamos que la vida es una FIESTA

"Soy feliz" canción, Ricardo Montaner

Luisa dijo...

jajajajajajaj

te haces mayor amigo mío, esas maravillas no se valoran de jovenzuelo jejejeje

Besos, muchos

ojo humano dijo...

"Un pensamiento llena la inmensidad"
(William Blake)
Recordé esa frase porque tu post me pareció eso, aunque breve, una idea redonda.

Fernando dijo...

Así es, Yeste.

Qué bonito, Alma, no lo conocía, muchas gracias.

Así es, Luisa.

Uy, qué amable, Ojo Humano, gracias.

Juan Ignacio dijo...

uy, sí, creo que ya empiezo a entender cómo podría ser eso

Fernando dijo...

Pero si estás en la flor de la juventud, Juan Ignacio.

xtobefree dijo...

Buenos días Fernando. ¡Qué buena meditación! lo que nos ha librado Dios de sufrir, la de cosas que no ha permitido que pasáramos. Es para estar agradecidos ya lo creo que sí. Dios nos guarda como a las niñas de sus ojos. Un abrazo.

maria jesus dijo...

Fernando ¡por Dios! que aún eres muy joven

Fernando dijo...

Nunca hay que olvidar eso, NIP, porque tendemos a recordar sólo lo malo.

Bueno, María Jesús, eres muy amable pero con 49 años ya va habiendo fallos (pocos, gracias a Dios).