lunes, 18 de marzo de 2013

Vida

Voy a ver la peli danesa Un asunto real. Al salir del cine llueve, llueve, llueve, pero no abro el paraguas, como cuando tenía 20 años.

Subo por la Gran Vía. Tiendas, cines, españoles, teatros, cafés, extranjeros, macdonalds, perros, vida, vida, vida, la gente quiere vivir, la gente no quiere que la crisis le robe estos años.

En el Paseo del Prado un músico toca el clarinete bajo la lluvia. Todos le dan algo. Un ciclista le echa un billete de 5 euros, él se agacha a cogerlo antes de que se empape. Las monedas están en un charco, en medio de la funda del clarinete.

7 comentarios:

maria jesus dijo...

Ultimamente, si no nos acostumbramos a la lluvia vamos listos.
La gente está demostrando que no va a consentir que le amargue la vida la falta de dinero. En España, tenemos entrenamiento al respecto. Los que no se como estan reaccionando son la generación que tienen ahora entre 25 y 40 años, que es una generación a la que no le ha faltado de nada y se le ha exigido muy poco.

Tus relatos tienen un fondo poético muy bonito

yeste lima dijo...


Vida, Fernando, si nos abandonamos a la desesperanza y a las frustraciones, de algún modo estamos renunciando a ella y demostrando que la cobardía se hace fuerte en nuestras pocas fuerzas y eso no lo podemos consentir, hay que vivir, vivir... vivir aprovechando el más mínimo detalle que se nos presente.

Y tú, desde luego, de cobarde nada, te atreviste a empaparte sin abrir el paragüas, te empapaste de vida.

Me gusta como escribes.

paterfamilias dijo...

Mira que no abrir el paraguas como cuando tenías 20 años. ¿Te crees que es lo mismo? Ya verás que con 21 no se pueden hacer ciertas cosas ;-)

Bonita entrada

AleMamá dijo...

Cuentas tan bien el dia a dia de tu Madrid que no conozco, Fernando que cuando alguna vez llegue por allá creeré que ya lo he visto.

Buena viñeta. Saludos

Fernando dijo...

Así es, María Jesús: parecía que cada generación iba a vivir mejor que la de sus padres y esto es algo que ya no va a ocurrir. Una desgracia.

Confieso que acabé abriendo el paraguas, Yeste: no quería acabar cogiendo una pulmonía.

Lo dicho, Páterfamilias, me rendí y lo abrí, a la altura de Callao.

Jejejeje, Alemamá, siempre tan amable.

xtobefree dijo...

Buenos días Fernando. realmente éste es el asunto, la vida fluye a borbollones y cadenas como McDonalds han sabido tomar la ola. Trabajar como el del clarinete, así caigan chuzos. Un abrazo.

Fernando dijo...

Un abrazo a ti, NIP.