domingo, 10 de marzo de 2013

Cardenales españoles

En el inminente cónclave participan cinco cardenales españoles.

El Arzobispo de Madrid es mi obispo. Le he saludado varias veces: siempre amable, a veces chistoso. Debe haber hecho bien las cosas: los socialistas y los liberales lo odian.

Al Arzobispo de Barcelona no lo conozco personalmente. Dicen que es nacionalista (independentista) catalán, no lo sé. En mi radio (la Radio del Odio) lo odian.

Al Arzobispo emérito de Toledo le saludé una vez en la Catedral de Madrid. Bajito y delgadito, parecía un niño disfrazado de cardenal. También a él lo odian los socialistas y los liberales. Ahora trabaja en Roma.

Con el Arzobispo emérito de Sevilla hablé en la Semana Santa de esa ciudad. Cordial, alto, simpático, franciscano, buen predicador, un hombre de fe. Nada curil: era el Arzobispo como podría haber sido tu abogado o tu médico. Los socialistas andaluces le querían y le dieron algunos títulos.

Resulta que hay un quinto cardenal español, el primero por orden alfabético (Álvarez, creo), que trabaja en el Vaticano: no lo conocemos y (en consecuencia) nadie lo odia aquí.

10 comentarios:

ALMA dijo...

Me llama la atención Fer, que uses la palabra "odio" para referirte a los políticos a los que no les cae simpático el Cardenal.

Aquí con el Cardenal Bergoglio,que también participará en el conclave hay dos posturas o se está con él, o simplemente se los ignora, como hace el gobierno, se le puede llamar odio a esta indiferencia?

Buena semana, Fer

ojo humano dijo...

Bue...no entiendo mucho de cardenales pero aquí se les respeta, por lo menos en nuestra Comunidad, las Asambleas de Dios de Chile.
En general no practicamos la intolerancia religiosa, estamos por predicar la buena noticia del cielo y ahí hay mucha "pega" para preocuparse de otras comunidades. Siempre pienso que en la otra dimensión nos llevaremos menudas sorpresas.

Fernando dijo...

Ojalá fuera indiferencia, Alma, pero es odio: el Arzobispo de Madrid condena claramente el aborto, el matrimonio gay, los problemas de la escuela católica, eso saca de quicio a mucha gente.

Así debe ser, Ojo Humano, cada uno en su casa y Dios en la de todos, decimos en España. Pero no sé por qué, acá la gente que se dice más tolerante es luego -a veces- la más bestia con los distintos.

Inmaculada Moreno H. dijo...

Conoces muy bien a la alta curia española, Fernando. Te veo muy enterado. Por cierto, ahora lo que toca es, con la fuerza de la Comunión de los Santos, rezar por un buen cónclave y por el nuevo Papa. ¿no?

Juan Ignacio dijo...

Ni se la sueñen, el nuevo papa va a ser americano...

Fernando dijo...

Así es, Inmaculada, pedir al Espíritu Santo que tenga tanto acierto como las últimas veces.

Quebec, Boston, Nueva York, Sao Paulo,... ¿Buenos Aires? Sí, sería una cosa grande, Juan Ignacio, a ver qué opina el Espíritu Santo.

losespejosdelareina dijo...

Felicidades por tu blog, me ha gustado mucho y me ha servido de mucha ayuda, es justo lo que estaba buscando. Os invito a ver mi nuevo blog ganar dinero por internet

AleMamá dijo...

Muchos cardenales para Europa, me parece que hay, Fernando, pero todos están por alguna razón que Dios conoce y todos merecerían ser papa, creo yo. Ahora, al igual que Juan Ignacio, pienso que es hora de que elijan a alguno de los mundos católicos más allá del Europa, de América- COMPLETA, no sólo gringos, por favor- o de Asia. Creo que África debe madurar otro poco.

Veremos, pero el que sea tiene mi cariño y veneración, o veneración y cariño. ¡Vaya lápida que se echa encima! Si no fuera por el Espíritu Santo, apachurraría a cualquiera.

xtobefree dijo...

Buenos días Fernando. El odio puede acaba siendo la medida de todas las cosas en un lugar que yace bajo el dominio de la tiniebla. ¡A ver si España resucita! Un abrazo.

Fernando dijo...

Muchas gracias, Losespejos, bienvenido.

Bueno, Alemamá, ahora hay muchos menos europeos, acúerdate antes, que la mitad eran italianos. Y, sí, sería algo grande que saliera un Papa americano, sería un mensaje importante.

Lo dicho, NIP: odian a Rouco y a Cañizares porque han hecho bien las cosas.