jueves, 4 de agosto de 2011

Europa

Queridos amigos:

Me voy unos días a Europa.

Acordaros de mí,
como yo me acordaré de cada uno de vosotros.

Hasta muy pronto.

12 comentarios:

Fernando dijo...

-Creí que España también estaba en Europa.

-Bueno, no exactamente.

Andy dijo...

Ohhhhhh! ¡Qué envidia!

Por supuesto que nos acordaremos de ti. Un abrazo.

Javier Vicens y Hualde dijo...

Tenga usted cuidado, oiga. Ande usted con pies de plomo. Y si le ofrecen deuda griega no pique, se lo ruego.

Juan Ignacio dijo...

¿Por qué en vez de pensar que España no es de Europa no pensar que Europa puede reinventarse por España?

NIP dijo...

Buenos días Fernando. ¡Pon una pica y pásalo en grande!

La que no está es España porque no ES.Un abrazo antes que me encienda y emocione.

AleMamá dijo...

Perdón, Fernando, y España, ¿dónde queda?

Que lo pases bien y que descanses. Ya nos contarás de tus andanzas.

maria jesus dijo...

Felices vacaciones, Fernando, que disfrutes de tu viaje.

Hasta la vuelta.

Te echaremos de menos

Bate dijo...

Jejejej, yo he pillado la guasa. España cada vez está más alejada de Europa. Tampoco me preocupa. El viejo continente está en plena decadencia.

Pásalo bien.

ALMA dijo...

Buenas vacaciones, Fer, y p'a nosotros desde aqui abajo, abajo, abajo (como dice Benedetti) pensamos en España como Europa, no es asi???

Lo podes aclarar, please

Fernando dijo...

Gracias a todos por vuestros buenos deseos.

Lo de España y Europa significa que Europa implica unos valores (seriedad, calma, cultura) de los que España ha estado alejada mucho tiempo. Por ello la impresión de que uno viaja a un continente distinto.

Basta volver de Suiza y pisar Barajas, con la gente gritando y colándose, para comprender que esa distinción (Europa, España) sigue siendo válida.

Juan Ignacio dijo...

Bueno, pero el español gritando es también parte de Europa. No quieran ser como los suizos, quizás mueran de aburrimiento.

Fernando dijo...

Así es, Juan Ignacio, sería triste ser como ellos, pero quizá convendría que los españoles bajáramos un poco la voz.