sábado, 16 de julio de 2011

Optimismo

Me levanté un poco triste. ¡Hay tantas cosas que van tan mal!

Decidí rezar el Rosario no para pedir que se arregle lo malo sino para agradecer todo lo bueno. Por ejemplo, no recé para que Cuba vuelva a ser un país normal (¡qué difícil!), sino para dar gracias por todos los cubanos que siguen amando a Dios o a la libertad pese a las dificultades.

Acabé el día muy animado.

21 comentarios:

AleMamá dijo...

Hay que buscar el lado positivo, que siempre lo habrá, pero qué cuesta a veces, amigo.
Buen ejercicio para el desánimo, en todo caso.

Saludos desde Chilito lindo, y gracias por festejar con nustro grito de "guerra" tan pegajoso y por los buenos deseos.

Miriam dijo...

Anda¡¡¡
Y como debe agradecer la Madre que alguien de vez en cuando le cuente cosas bonitas
Gracias¡ Tomo nota

Juan Ignacio dijo...

Qué gracioso. Nunca rezaría por Cuba más que por Estados Unidos. Sí, el comunismo, entiendo, pero... ¿y el capitalismo?

paterfamilias dijo...

No eres optimista. Eres bueno.

Fernando dijo...

Siento el final, Alemamá.

Gracias a ti, Miriam.

Por supuesto que hay que rezar más por Cuba o por Venezuela o por Ecuador que por Estados Unidos, Juan Ignacio. ¿Tú preferirías ahora ser un venezolano que viviera en Caracas que un estadounidense que viviera en Alabama? Y con ello no digo que el capitalismo sea perfecto, claro, ni que no haya que rezar por ellos.

Qué amable, Paterfamilias.

Andy dijo...

Fernando, estoy convencido de que Nuestra Madre te estuvo mirando con ternura durante todo el rezo del rosario.

Yo trato de ser optimista. Tengo que reconocer que a veces es un ejercicio difícil, y que cuando se impone con toda su crudeza el mal se hace muy cuesta arriba ser optimista.

Con todo, siempre hay esperanza, siempre hay bien y la luz, por muy pequeña que sea, aparta a las tinieblas.

Recuerdo que el optimismo que nace de la fe fue lo que me mantuvo cuando lo de mi sobrina, ¡ y mira ahora qué bien!

Un abrazo.

lourdes dijo...

Que Dios te bendiga un saludo

Fernando dijo...

Tienes razón, Andy, ¿no hay un salmo que dice algo así como "el Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres"? Lo que ocurre es que muchas veces olvidamos esos grandes momentos de nuestra historia y nos enredamos en la pequeña basura cotidiana.

Gracias, Lourdes, qué amable.

Juan Ignacio dijo...

Pues si tuviera que elegir, no sé donde preferiría. ¡Mirá que hay unas playas cerca de Caracas...!

Fernando dijo...

Unas playas estupendas y unos policías de la Secreta que no te pierden de vista, JI.

Kris Kelvin dijo...

¡Claro, hay tantas cosas (también) que van bien!

Ciertamente, a veces cuesta verlas; quizá la oración ayude a encontrarlas.

Un saludo

NIP dijo...

Buenas noches Fernando. Pues en efecto, saber consiste en eso; vencer la cruz sin quitarla.

Pasé estos últimos días por sitios muy diversos y en todos he estado un ratillo de Ejercicios con esa buena obra que nos recomendaste meditando el Padre nuestro de D.Pablo Domínguez con un pie en Colombia rodeado de sacerdotes. Muchas gracias Fernando, un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

Así es, Kris, gracias.

Buenos días, NIP, bienvenido de nuevo; me das una alegría con lo del libro, comprendo bien que te resultara útil.

Juan Ignacio dijo...

Realmente creo que muy imprudentemene se separa al mundo en buenos y malos.
Como hace poco se nos predicó: esperemos para cortar la cizaña.

Fernando dijo...

Yo no juzgo a las personas sino a los gobiernos, Juan Ignacio, y si respetan o no la libertad de sus ciudadanos.

Yo no quisiera para España lo que está ocurriendo ahora en Cuba, en Venezuela, en los demás países chavistas, y si España se viera en esa situación yo agradecería que un cristiano extranjero rezara por nosotros, para que volviéramos a ser un país libre.

Fernando dijo...

Sugiro a leitura da seguinte reflexão:

http://solyescudo.blogspot.com
/2010/02/optimismo-o-pesimismo.html

Fernando (São Paulo - Brasil)

Fernando dijo...

Gracias por la propuesta y bienvenido, Fernando, qué bonito nombre.

Juan Ignacio dijo...

Es cierto que hablamos de gobiernos, pero así como no quiero el gobierno de venezuela tampoco sé si quiero el de Obama...
¿Cuál prefiero? No me animo a preferir ninguno.

Fernando dijo...

Que Dios ayude a todos los países de América, de Europa y del mundo, Juan Ignacio, para que tengan la mayor libertad posible.

Que Dios ayude a Argentina en octubre y a España en noviembre.

Juan Ignacio dijo...

Así sea.

Fernando dijo...

Amén.