jueves, 1 de octubre de 2009

Catecismo (16): Jesús Dios y hombre

Parte 1, sección 2, capítulo 2, artículo 3, parágrafo 1, párrafos 456 a 483.

(Me ha costado tanto comprender esta parte que la voy a resumir como me dé la gana, sin seguir el método habitual)

·Desde la Encarnación,Jesús fue perfectamente Dios y perfectamente hombre, Dios al 100% y hombre al 100%, no un híbrido ni una mezcla. Es, si se me permite la comparación, como si un hombre pudiera ser 100% blanco y al mismo tiempo 100% negro.

·Dios Hijo no fue creado por Dios Padre, Dios Padre no fue anterior (en el tiempo) a Dios Hijo, no hay un Dios de primera (el Padre) y un Dios de segunda (el Hijo), ambos son Dios por igual.

·Durante su vida en la Tierra no hubo dos Jesús, Jesús Dios que estaba en el Cielo y Jesús hombre que estaba en la Tierra, con Jesús Dios mirando a Jesús hombre como quien ve su imagen en un vídeo: sólo hubo una Persona con dos naturalezas.

·Su cuerpo fue tan real como el tuyo, su alma tan real como la tuya, no fueron una máscara o una careta tras los que se escondía Dios: quiso como quieres tú, se cansó como te cansas tú, tuvo miedo como lo tienes tú.

·Por ello no hubo dos voluntades en Él (creo), la humana y la divina, sino sólo una, la de Jesús. El párrafo 475 lo explica maravillosamente: "Jesús, en su obediencia al Padre, ha querido humanamente lo que Él ha decidido divinamente con el Padre y con el Espíritu Santo".

·Por ello, también, no hubo dos actividades en Él mientras estuvo en la Tierra, la divina y la humana, y lo que Él hizo no lo hizo sólo el hombre, también lo hizo Dios. En este sentido se puede decir propiamente que Dios Hijo murió en la cruz (pár. 468). Esta es una idea tremenda, que entiendo como cuando decimos que muere el alma del que fallece, no en el sentido de que se desintegre, sino que se separa del cuerpo.

·El Catecismo se lía un poco (en mi pobre opinión) sobre si Jesús, bebé, niño, adolescente, era ignorante e iba aprendiendo poco a poco, como cualquier niño de su edad (así parece decirlo el párrafo 472) o si ya sabía todo desde su Nacimiento, desde Belén (párrafos 473 y 474). En la duda, me quedo con la segunda tesis.

·En fin, esta parte del Catecismo apenas entra en algo que para mí siempre fue complicado: ¿era preciso para nuestra redención que Jesús muriera sangrientamente en la cruz? ¿habría sido todo igual si hubiera muerto de viejo, dulcemente en su cama? Consulto el índice y veo que me estoy adelantando: el tema se trata en la explicación de "fue crucificado, muerto y sepultado".

9 comentarios:

diosenmicalle dijo...

Estamos dando una vuelta por la red con idea de publicitar nuestra página.
Espero que no le moleste que saludemos desde su blog.
Es estupendo.
...su blog.
Un abrazo

Juan Ignacio dijo...

Con respecto a la sabiduría de Jesús en su infancia, ¿no menciona el episodio de perdido y hallado en el templo? Creo que es clave, ¿no?

Por otro lado, debe haber distintos tipos de sabiduría. En mis pobres y poco académicas palabras: Si Jesús todo lo sabe desde que se hizo hombre, ¿no le faltaba precisamente vivirlo todo como hombre para poder así hablarlo como hombre a los hombres?

En fin...

Fernando dijo...

Hola, chicas de Diosenmicalle, bienvenidas y enhorabuena por vuestro blog, nos veremos por allí. Muy buena la imagen de Dios Padre escribiendo en el teclado.

Hola, Juan Ignacio. El episodio al que te refieres es citado en el segundo de los párrafos que cité, el 473, entre otros que demuestran lo evidente: que Jesús siempre supo todo, pues era Dios. Vale la pena leer todos los fragmentos a los que se refiere ese párrafo sobre la omnisciencia de Jesús, no quise recargar el post con ellos.

Me gusto MUCHO tu observación, lo de Jesús conociendo todo como hombre para poder hablarlo como hombre. Si yo fuera un poeta, y no un pobre burócrata, escribiría una vida de Jesús en la que Él se fuera asombrando (como hombre) al sentir la belleza y la fealdad de la vida, cosas que Él ya conocía en abstracto porque ¡¡las había creado!! Pero, claro, para eso hace falta ser un Pemán, me parece que vos lo citás alguna vez en tu blog.

Me gustó esa perspectiva, la verdad.

Juan Ignacio dijo...

Pemán o podría ser un Papini. ¿Sabés que la idea se me ocurrió leyendo la Historia de Cristo, del italiano Papini?

alejops dijo...

¡Extraordinario! Me encantan tus entradas dedicadas al Catecismo.

Sobre el tema de si Jesús sabía como Dios o como hombre, a mí me convence más lo segundo. Jesús se puso a nuestra altura radicalmente, se hizo hombre con todas sus consecuencias, excepto el pecado. "El que había creado el mundo tuvo que aprender de su padre carpintero a construir una silla", nos dijo un profesor. Todo por amor a nosotros.

Martín Descalzo: creo que es "Días grandes de Jesús". Ahí tienes maravillosamente lograda esa vida de Jesús que tú escribirías.

Qué alegría da ser cristiano, Fernando. Cada día lo valoro más.

Fernando dijo...

Hola, Juan Ignacio. Conozco más a Pemán que a Papini, aunque a mis padres les gustaba el italiano y tenían varios libros suyos en su biblioteca, pero yo nunca le leí seriamente. Quizá sea el momento de intentarlo, ¿no?

Hola, Alejopos, eres muy amable. Algunas partes, como esta de la naturaleza de Jesús, me son muy costosas, la verdad. Sin saber nada de teología, me parece más clara la tesis de que Jesús siempre supo todo, aunque lo sintiera todo por 1ª vez según iba creciendo, tal como apuntaba Juan Ignacio. Pero, insisto, nunca me había planteado esto hasta la lectura de esta parte del Catecismo, así que mi opinión no es muy ilustrada.

Achevé dijo...

Clap, clap, clap! (aplausos)

Buenísimo tu post Fernando. Hace tiempo que te leo en las sombras.

Que inspiración esos treinta años ocultos de Jesús... ¿si sabía o no sabía?... ¿importa?...

Para mi lo que realmente importa es que "todo lo hizo bien" y "por Amor a los hombres".

Marcelo dijo...

Hay dos voluntades(divina y humana) en Cristo, como defendió San Máximo el Confesor en contra de la herejía que afirmaba una sola voluntad, llamada monotelismo.

Fernando dijo...

Gracias por la aclaración, Marcelo.