lunes, 23 de octubre de 2017

Dudas

¿Por qué abrimos, hace mucho, un blog? ¿Por qué durante años publicamos muchas entradas, a veces una cada dos días? ¿Por qué ahora publicamos menos? ¿Por qué, pese a ello, no tenemos ninguna duda de que queremos mantener nuestro blog?

¿Por qué antes buscábamos nuevos blogamigos? ¿Por qué hemos dejado de hacerlo? ¿Por qué antes nos importaba mucho que nos leyera y contestara mucha gente y ahora vivimos en paz con los pocos blogamigos que nos quedan, a los que queremos como si los conociéramos en persona? ¿Por qué echamos de menos a los que ya no están?

¿Por qué antes teníamos curiosidad por leer blogs nuevos y ahora ya no?

¿Es el blog una metáfora de nuestra vida real?

14 comentarios:

ojo humano dijo...

Fui de visita a una iglesia hace unos días. El predicador hablaba de "renovarnos en el espíritu de nuestra mente" (Efesios 4) y cuando leí tus dudas...mmm...en realidad no puedo contestar mucho, salvo que añoro algunos blogs que ya no están.
Aprecio que escribas y cómo cuentas las cosas. Eso de vivir en paz es lo que todo el mundo desea y no logra, es una bendición de Dios gozar de un estado de calma.

dijo...

Por que amamos pues en Dios vivimos, nos movemos y existimos. Yo también añoro blogs que no están y deseo que continúes el tuyo, nos acercas a Dios a través de tus ojos que pasean por Madrid y de...al Cielo. Abrazos fraternos.

Anónimo dijo...

Yo tuve un blog durante unos años, pero no era personal, sino temático. Por falta de tiempo lo dejé estar. Empecé a seguir algunos blogs hace mucho mucho tiempo. A casi todos les ha ido pasando que han espaciado las publicaciones, o han cerrado. Así que me alegro de que este no tengas ganas de cerrarlo, porque lo descubrí hace poco y es de los poquitos que sigo ahora.
Tal vez con el paso de los años se va necesitando menos contar determinadas cosas, porque ya se han vivido y se ha perdido un poco la capacidad de asombro. No sé, a mí me pasa, y me da rabia, porque me gustaría ser como Chesterton, como los niños que no se cansan de hacer la misma cosa una y otra vez.
Un saludo y gracias por seguir compartiendo.

Mmp (Magdalena)

irma gonzalez dijo...

A mí me pasa algo similar a lo manifestado por Anónimo (Magdalena). He andado por muchos blogs, he escrito comentarios a amigos a los cuales no los visitaba nadie, he ganado amigos que seguimos en contacto por otra redes sociales, he ganado otros amigos con los cuales tengo una relación personal y sigo teniendo un buen amigo llamado Fernando a quien me encanta leer. Así que ni pienses cerrar el blog, podés escribir en forma espaciado pero no dejes de hacerlo. Aquí estaré para leerte.

Fernando dijo...

Gracias, Ojo Humano. Tu blog es importante para mí por la frecuencia con que publicas. Me hace recordar la ilusión que yo tenía hace años y cómo muchas cosas del día a día me parecían dignas de ser contadas. Me alegra que seamos blogamigos y espero volver algún día a la constancia que tú tienes.

Fernando dijo...

Gracias, Kim. Eres muy amable. Yo antes -lo recordarás por anteriores vidas- publicaba mucho sobre Dios y el cristianismo. Eso pasó, por ello eres muy amable por tus palabras. Y sí, Madrid siempre está ahí, es mi vía de santificación, mi calvario. Gracias.

Fernando dijo...

Gracias, Magdalena. Comparto tu asombro ante tantos blogs cerrados o más espaciados en su publicación. Gracias a Dios, a mí las cosas me siguen asombrando: ayer, paseando, vi un saltamontes parado tan largo como mi dedo índice. Lo que no sé es por qué desapareció la necesidad de venir aquí corriendo, a contarlo. No puedo explicármelo. Gracias por tu palabras.

Fernando dijo...

Gracias, Alma. Tú sabes que tu presencia aquí es muy importante para mí, y que cuando estás un tiempo sin comentar (por ejemplo, por estar de vacaciones) eso me preocupa. Añoro blogs en los que ambos comentábamos. También añoro el tuyo y confío en que algún día, con la ayuda de Dios, todo vuelva a ser como antes.

irma gonzalez dijo...

Gracias Fer, por las cosas lindas que decís !!!! No merezco nada de ellas, con seguridad. Antes de fin de año vuelvo a terminar de contar el viaje que había iniciado y luego las emociones me jugaron una mala pasada y no pude escribir con imparcialidad. Besotes amigo bloguer!!!!

Luisa dijo...

Ahí vamos Fernando, ahí vamos, ya alguna vez has planteado estas mismas dudas, y yo creo haberte dicho lo que pienso y es que moriré bloguera y seguiré publicando, aunque ciertamente me falta impulso o tiempo o ambas cosas. En parte uno tiene más capacidad de escribir cuantas más vivencias tiene y en épocas de la vida hay menos vivencias y quizás llega la aridez narrativa. Pero no me desanimo. A día de hoy sólo tengo contacto con tu blog y dos o tres más, y en mis comienzos había muchísimo más interactuación. He hecho buenas amistades a través del blog o gracias a él, gente buena con la que cuento en la distancia.
Lo dicho, mucho ánimo Fernando.
Besos, muchos

Fernando dijo...

Sabes que son verdad, Alma. Lo dicho: espero que algún día todo vuelva a ser como era antes. Cuando convenga, no antes.

Fernando dijo...

Gracias, Luisa. Me anima ver que lo que me pasa no es excepcional, que de alguna forma a todos nos pasa lo mismo. Me alegro de que compartas la determinación de no cerrar el blog, esperando que vengan tiempos más fructíferos. Cuídate.

Rayén dijo...

Es muy lindo el mundo de los blogs pero creo que ahora hay otras redes sociales en las que participan también los blogueros y no hay tiempo para estar en todos lados pero sigo pensando que los blogueros eran personas muy cultas y que tenían mucho que entregar: escritores, poetas, periodistas, etc...

Abrazos.

Fernando dijo...

Gracias, Rayén, y bienvenida. Soy ajeno a esas nuevas redes, no participo, así que no sé a dónde se ha ido tanta gente lista como había por aquí.