viernes, 7 de octubre de 2016

Evangelio de San Juan

Es extraño decirlo, siendo un cristiano de 51 años, pero es así: por primera vez en mi vida estoy leyendo seriamente el Evangelio de San Juan, párrafo a párrafo, frase a frase. Otras veces lo he leído "de corrido" y creo que siempre me ha dado miedo que hay mucho monólogo y poca acción, como si estuviera juzgando una novela.

La lectura me está planteando temas de reflexión que nunca me habían llamado la atención en los otros tres Evangelios. Leo el Capítulo 5, en que Jesús habla de su relación con Dios Padre, y me doy cuenta que mi oración está centrada casi exclusivamente en Dios Hijo, con poca atención al Padre y al Espíritu Santo. También pienso mucho en la mención que en el Capítulo 3 Jesús le hace a Nicodemo: hay que nacer de nuevo. Sin duda eso se refiere al bautismo, pero quizá también a la vida tras el bautismo, siempre hay que volver a nacer pues siempre somos pecadores.

8 comentarios:

ojo humano dijo...

De todo lo que has escrito, este post es el que más me ha alegrado.
Sin duda, la Palabra de Dios es -en mi modesta opinión- lejos, la mejor de las lecturas para una persona y si esa persona es un amigo, ¡aleluya!
Que recibas revelación e iluminación.

Luisa dijo...

Sinceramente, Fernando, creo que necesitamos varias vidas para leer con atención el Evangelio y otras tres o cuatro más para valorarlo como se merece...menos mal que a nuestras carencias, Él suple con infinita generosidad que si no...de qué :)
Besos, muchos

Fernando dijo...

Me acuerdo mucho de ti al leer el Evangelio, Ojo Humano: de tu conocimiento de la Biblia y de tu capacidad para citar un pasaje u otro para ilustrar un tema concreto. Soy muy ignorante, comparado contigo, y siempre es un buen momento para empezar a rectificar.

Así es, Luisa, si sólo valorásemos nuestra pobre respuesta, nuestro pecado, sería como para caer en la desesperación. Menos mal que confiamos en la misericordia de Dios y en la salvación por la fe, si no sería depresivo.

ojo humano dijo...

Fernando, ningún mérito. Solo me gusta mucho leer y dedico bastante tiempo del día, ahora empecé a escuchar la NVI (que es un lenguaje sencillo) la encontré en este link libro por libro. La gracia es que puedo estar pelando papas o tomando té y estoy escuchando, aunque la lectura tiene un plus distinto, sin duda.


https://www.youtube.com/watch?v=Oj-0O2hyBWE&list=PLL0D4hQkaa6E0bfD8qXmQuQtLLY963PgK

ALMA dijo...

Por estos días, querido Fer. yo también he comenzado a leer los evangelios. Generalmente me detengo bruscamente, cierro el libro y pienso lo que leí, pues me pasa que leo todo de corrido, como una novela.
Coincido totalmente con tu respuesta a LUISA. Si no confiara en la misericordia para el perdón de mis pecados, uyy que mal estaría !!!

Fernando dijo...

Gracias por el enlace, Ojo Humano. E insisto: lamento no conocer el Evangelio tan bien como tú, espero acercarme a tu nivel algún día, siempre es tiempo de empezar.

Así me pasa a mí con el Evangelio de San Juan y con los Hechos de los Apóstoles, Alma: los he leído como una novela, con interés pero sin pararme escena por escena. Siento que en el caso de San Juan ha llegado el momento de leerlo paso a paso, sin miedo. Y sí, sólo la esperanza en el perdón de Dios nos salva de las desesperación.

dijo...

Sta Teresa nació de nuevo a los 45 años. No olvides como empieza el P. Nuestro. Saludos fraternos.

Fernando dijo...

Nunca olvido el ejemplo de la Santa, ...: Dios no siempre muestra su voluntad ni a la 1ª, ni a la 2ª, ni a la 3ª.