martes, 21 de junio de 2016

Amor

Me gusta una chica que trabaja en el edificio de oficinas enfrente del mío. Tiene el aspecto de ser hija de buena familia pero cuidar un aspecto canalla.

¿Leíste El principito? El zorro le explica al niño que es bueno que nos domestiquemos unos a otros mediantes la amistad. El trigo no significa nada para él pues sólo come carne; pero si el Principito le domestica mediante el amor, al ver el trigo amarillo se acordará de sus cabellos rubios y se pondrá contento. Qué bonito.

Las charlas de las chicas de las oficinas de enfrente, que salen a fumar y a usar el móvil, no significaban nada para mí. Desde que en primavera abría la ventana por el calor a veces eran una molestia. Ahora son motivo de esperanza. ¿Estará ella entre ellas? Voy corriendo a verlo. A veces está, a veces no. Si está me asomo sólo un momento, sería horrible que se diera cuenta de mi espionaje.

El otro día formó una figura de gran belleza estética. Estaba sola, apoyada en una barandilla, las piernas hacia adelante, con los brazos cruzados frente al pecho, agarrando el móvil con el que mandaba mensajes. Muy concentrada. Desde mi posición formaba una figura perfectamente simétrica, un óvalo muy alargado. Qué belleza. Ojalá hubiera tenido el valor de fotografiarla.

¿Por qué escribo esto hoy? He ido a una cafetería cercana. Casi nunca voy. Estaba vacía. He pedido. Al poco ha llegado ella. Ha pedido lo mismo que yo. Ha estado poco tiempo, concentrada -una vez más- en su móvil. Se ha  ido antes que yo, ha pasado junto a mí sin mirarme. Casi me desmayo.  

Días de sol.

6 comentarios:

ojo humano dijo...

El Principito, ah, me trae grandes recuerdos de aquel verano cuando lo leí, viajaba por el Sur de Chile...

¡Qué bien, llegó tu Prima-Vera!
Anímate a dar el siguiente paso, dicen que el que no se atreve, no cruza el río.

Luisa dijo...

Pues en este mundo tan complicado donde es difícil tener relaciones personales, yo que tú haría mis incursiones, a ver qué tal. Si no funciona, de todos modos no perderías nada, así que animate hombre, quién sabe... :)
Besos, muchos

Fernando dijo...

Querida Ojo Humano, querida Luisa, en esta vida hay que ser consciente de los propios límites: ella podría casi-casi ser mi hija (por la edad).

RECOMENZAR dijo...

Escribes muy interesante diferente Me gusta

ALMA dijo...

Mi querido Fer!! cambié mi comentario al leer tu respuesta a Luisa y Ojo H. pero no vale la pena acercarte y disfrutar de la espontaneidad y la juventud de la chica de la oficina de enfrente? tal vez resulte interesante.

O tal vez sea como dice una antigua canción que alguien canta en inglés: El amor está en el aire.... de verano en este caso.

Fernando dijo...

Eres muy amable, Recomenzar. Tu nombre es aún más bonito que tu comentario.

Ay, Alma, podrías haber puesto ambos, seguro que ambos valían la pena. Y sí, el calor, el verano, la ropa ligera, todo invita al amor, pero insisto: es importante ser consciente de tu lugar en la vida. Así evitas algunas desilusiones innecesarias.