lunes, 10 de junio de 2013

Decadencia de España

Diez de junio
y aún con jersey.

12 comentarios:

ALMA dijo...

Cambio climatico diria yo

yeste lima dijo...



Síiiii, Fernando tienes razón, en España estamos cambiando tanto que hasta el tiempo acompaña en esta locura.

A ver después qué tal en Agosto.

Besos.

Luisa dijo...

Y algunos con botas y paraguas...aquí no, pero hay un viento molesto que disuade de ir a la playa :(
Besos

Inmaculada Moreno H. dijo...

¡Y a mí que me gusta el fresquito...!

ojo humano dijo...

Lo que es por estos lados vamos de la inundación al pleno sol, resfríos al por mayor.
Por cierto, Chile 2 Paraguay 1, poquito a poco vamos a ver si logramos llegar a algún lado.

Javier Vicens dijo...

¿Por qué lo llama decadencia? Llámelo primavera. Suena mejor y es más preciso y más tradicional. Y está más en la línea del refranero: 31 de mayo y sayo...

xtobefree dijo...

Buenos días Fernando. Coincido con don Javier. Hatsa el 40 de Mayo... nada más constante que algo que forma parte del refranero nacional, lo decadente es buscar el sayo en el Decathlon. Un abrazo.

Fernando dijo...

En Argentina no sé, Alma, pero en España llevamos un año absolutamente extraño.

Ojalá mejore, Yeste, ha sido un invierno muy duro como para tener ahora un invierno tibio.

Qué mal, Luisa, en Madrid deberíamos llevar ya 3 semanas de piscina, y algunas ni han abierto.

Pues ¡enhorabuena, Inmaculada!

Es natural en Chile, Ojo Humano, lo raro sería que ahora os hicera calor.

No sé en Levante, Don Javier, pero en Madrid parece más bien otoño, septiembre.

Jajajaja, NIP, ¡o en el Ikea!

AleMamá dijo...

En mi Santiago del Nuevo Extremo (como don Pedro de Valdivia le puso) estamos a días de que llegue el invierno y sólo he necesitado calefacción dos veces. Increíble.

Hemos suspendido el cambio climático, dicen, pero yo nunca he creído en eso; es cíclico y tiene que ver con la actividad solar. Está archi comprobado.

Saludos a norte del mundo

Fernando dijo...

Querida Alemamá, ¡qué alegría volver a leerte! ¡He estado tan preocupado!

Juan Ignacio dijo...

Pues acá la inversa, que no llega el día de ponerse el sweater...

Fernando dijo...

Eso que ganais, Juan Ignacio.