viernes, 15 de febrero de 2013

Gobierno, gafas, ecuatorianos, cantantes

En Misa el sacerdote pide por nuestro Gobierno, para que pueda resolver nuestros problemas. La señora del banco de delante se ríe.

Por primera vez uso gafas progresivas, de cerca y de lejos. Al modo de Pascal diré: puedo ver mejor las cosas, con la condición de que las vea de frente.

Madrid, inundado de carteles para las elecciones de Ecuador del domingo. Su Comisión Electoral pone un anuncio en la tele animándoles a votar.

Ponen un programa con entrevistas a cantantes españoles de los años 80, cuando yo era joven: más calvos, más gordos, más feos. Me deprimo un poco recordándoles a ellos y recordándome a mí.

7 comentarios:

yeste lima dijo...


Haces mal deprimiéndote por eso, los 80 fueron buenísimos y si los recordamos es señal de que los vivimos y supimos disfrutarlos, es bueno recordar lo vivido, lo bueno porque enorgullece y lo malo porque te advierte.

Yo llevo con las progresivas varios años y me va bien, nunca he tenido molestias y me adapté rápidamente sin problemas.

Supongo que la señora se ríe porque sabe que la Fe del sacerdote puede mover montañas, ¿porqué no ayudar a un Gobierno?

Besos.

ojo humano dijo...

Oh, la nostalgia, ese sentimiento nefasto que nos deprime.
Don Nicanor Parra tiene un poema:

Lo queramos o no
Sólo tenemos tres alternativas:
El ayer, el presente y el mañana.

Y ni siquiera tres
Porque como dice el filósofo
El ayer es ayer
Nos pertenece sólo en el recuerdo:
A la rosa que ya se deshojó
No se le puede sacar otro pétalo.

Las cartas por jugar
Son solamente dos:
El presente y el día de mañana.

Y ni siquiera dos
Porque es un hecho bien establecido
Que el presente no existe
Sino en la medida en que se hace pasado
Y ya pasó...,
como la juventud.

En resumidas cuentas
Sólo nos va quedando el mañana:
Yo levanto mi copa
Por ese día que no llega nunca
Pero que es lo único
De lo que realmente disponemos.

........................
Nunca el pasado fue mejor, ni peor. Este es el tiempo más preciado que Dios nos regala, disfruta a concho, toda bendición es un regalo de lo alto...y TODO es bendición.
Guay, me puse un poco latera, perdón por lo extenso.

paterfamilias dijo...

Uf.

No tenía ni idea de que hay elecciones en Ecuador.

Lo del sacerdote pidiendo por el Gobierno para resolver nuestros problemas es de una fe inmensa. Un ejemplo.

Los que vivimos los 80 también hemos cambiado algo. ;-)

Un abrazo

Fernando dijo...

Fue una depre leve, de unos minutos, Yeste: en muchos aspectos, España y yo estamos mucho mejor que hace 20 años. Y quizá la señora tuviera mucha fe en Dios pero poca en Rajoy, eso debe ser.

Gracias por el poema, Ojo Humano, ya te dije en tu blog que Parra es un poeta poco conocido en España. Y tienes razón, vivir el día de hoy es el mejor regalo de Dios, una oportunidad única para nuestra conversión.

Deduzco que en tu zona viven menos ecuatorianos que en Madrid, Páterfamilias. Y, sí, también hemos cambiado nosotros, en muchas cosas a mejor.

Juan Ignacio dijo...

Lo de la señora que ríe es muy gracioso...

xtobefree dijo...

Buenos días Fernando. Aquí en Navarra se pide muy poco por España, el gobierno y la Casa Real. La memoria humana tiene la sabiduría de engalanar recuerdos y difuminar detalles, la TV me disgusta porque es de una crudeza capilar que roza la casquería, la definición digital en imagen y sonido tan precisa me hace preguntarme ¿Cómo lo habrá visto Dios y lo está viendo y lo verá siempre? Hoy tengo la oportunidad de hacer con Él un concierto melenudo. Un abrazo.

Fernando dijo...

Sobre todo si uno no vive en España, Juan Ignacio.

En Madrid tampoco se reza mucho por ello, NIP, debe ser que a los curas les parece poco espiritual. Y lo de la tele es como todos los inventos, puede tener su lado grande y su lado horrible.