lunes, 3 de diciembre de 2012

En Madrid (I)

En el exterior de la tienda de congelados La Sirena hay un cartel que dice "Yo espero aquí" y una argolla. Hay atado un perro diminuto que tiembla de frío, mirando con ansiedad el interior del local.

...

Siempre voy a la compra con la lista y no compro más que lo que hay escrito. Me asombra, por ello, la debilidad de la gente. Junto a la caja de pago hay ofertas de productos. La cajera: "Llévese esta bolsa de judías verdes, están de oferta". El comprador duda. "Sólo cuestan 2,49 €". El comprador coge la bolsa, la observa. "La oferta sólo es hoy, ya mañana no". "Bueno, póngame una bolsa".

...

Camino por la noche helada. En todas las cafeterías hay una multitud que ve el Real Madrid-Atlético de Madrid. No hay nadie en la calle. Gana el Real y la gente sale a celebrarlo, tan mal va el equipo este año.

...

Progresiva degradación de nuestro lenguaje. Cartel en la calle: "Estudiante universitario da clases de Matemáticas. Plena adaptabilidad". Prueba a leer la última palabra deprisa, sin pararte.

13 comentarios:

ALMA dijo...

Uhhh soy la primera!!!


Me dan mucha pena los perritos esperando ansiosos a sus dueños, que al menos por estos lares no siempres los llevan de regreso, sino que los dejan abandonados a su suerte.

Adapta...., que?

ojo humano dijo...

¿Te imaginas un rottweiler esperando? Como mi Rocky (dirección de su foto adjunta). Por eso él y yo nunca salimos juntos de casa.
Interesante medida. Aquí dejamos así la bici, igual a veces se la roban.
Oh, las compras, me confieso una pecadora, no resisto una buena oferta, en especial las paltas que se fueron a las nubes.
Lo del lenguaje, mejor ni hablar. Los grafiti me dan escalofríos con esos signos modernos de consonantes sin ton ni son.


http://ojo-humano.blogspot.com/#!/2012/11/amistad.html

Juan Ignacio dijo...

¿"Plena adaptadaba... bilidad" será algo como horarios flexibles y lugar a convenir o algo así?

Lo gracioso de la escena del perro es que encima sea un negocio de congelados, no creo que adentro hiciera mucho más calor...

AleMamá dijo...

¡Ni un drama con la palabreja! la usamos bastante por acá.
Los perritos me dan pena cuando se sienten solos; son MUY fieles, aunque todos lo digan.

Fernando dijo...

Es algo cruel, Alma: parece que el Estado no debería tolerar que alguien comprara un perro o un gato si luego no tiene la suficiente humanidad para cuidar de él.

Impresionante animal, Ojo Humano: si lo llevas de compras y lo dejas atado a la puerta será capaz de arrancarte la mano, cuando salgas con las bolsas.

Supongo que sí, Juan Ignacio, pero mucho mejor decir "con horario y lugar adaptables", creo. Y sí, la noche era tan fría que dentro se estaría mejor, sin duda.

¿Usáis esa palabra imposible, Alemamá? Eso demuestra, una vez más, que el chileno es un pueblo culto.

xtobefree dijo...

Buenos días Fernando. Total adaptabilidad, 2+2 son 4 pero si lo prefieres, amado alumno, pueden ser 6 o 16, como lo veas, para mí que son 3 ,pero, como tú lo valgas o sientas, y como no ates el perro a la argolla te sancionamos, como te quejes del barullo y pitos del festejo te linchamos y como no comulgues con la 'venta sugestiva' atentando contra el mercado y la sociedad de binestar creo que, en definitiva, mereces tolerancia cero, muestras una actitud de crecimiento negativo y muy mal talante y adaptabilidad insostenible al medio no progresando adecuadamente conforme al magistral proyecto de ingeniería civil que nos hemos dado. ¡Faltaría más!. Un abrazo.

Fernando dijo...

NIP, es un lujo tener comentaristas que saben ir de lo concreto a lo universal, como es tu caso. ¡¡Ese Osasuna!!

yeste lima dijo...

Yo también hago la lista de la compra, más que nada porque no se puede una pasar ni un pelo con los gastos. Distinto que en alguna ocasión se pueda tener un caprichito.

Pero es cierto que mucha gente no puede reprimirse ante las ofertas, aunque al final no le haga falta, es un modo de "comprar compulsivamente.

Besos.

Inmaculada Moreno H. dijo...

Retrato perfecto de la vida en la ciudad.

paterfamilias dijo...

Dentro de poco, en algunos comercios, veremos esa argolla con el letrero "Déjelo aquí mientras disfruta y disfrutamos comprando" y en el dibujo saldrán niños. Tiempo al tiempo

Fernando dijo...

Así es, Yeste: no hay ningún problema en darse un capricho alguna vez, lo que no puede ser es hacer un extra todas las semanas, eso no.

Gracias, Inmaculada, qué amable.

Hay algunos niños tan carbones, tan maleducados, que la idea no estaría mal del todo, Páterfamilias.

dolega dijo...

Hay gente que las ofertas son su vicio, no pueden resistirse.
Lo de la adaptabilidad es lógico, si el chico quiere, las matemáticas serán como quiera el niño...
Lo de los perros está bien, lo malo es si vienen a la vez dos ó tres :)
Besazo

Fernando dijo...

Ésa (la adaptabilidad de la cabeza del niño a la materia) es la visión optimista, Dolega: yo creo que se refería, más bien, al horario o a los €€€ del profesor.