domingo, 28 de octubre de 2012

Paseo por Madrid al anochecer

Subo por la calle Atocha.

Los ladrones han intentado empotrar un coche en una oficina de Loterías, ya ha llegado la policía, todo acabó.

Siguen cerrando tiendas pero van abriendo otras nuevas, cada vez de peor ropa, cada vez de peores muebles, cada vez de peor comida.

Hace calor, sigue habiendo gente tomando algo en las terrazas.

En la plaza de Jacinto Benavente toca un grupo muy bueno, la gente les escucha y aplaude; el maldito Ayuntamiento quiere obligarles a que saquen una licencia y paguen por ella.

 Pintada: "Existimos pero no vivimos".

Ya hay una gran cola para comprar Lotería de Navidad en el local de Doña Manolita.

En la Puerta del Sol espero durante quince minutos a que llegue el amigo con el que he quedado: veo dos intentos de robo de bolsos.

10 comentarios:

yeste lima dijo...

Es como si hubieras estado viendo un documental de España en el extranjero.

Triste saber que eso es lo que hay en cualquier ciudad de nuestro país, con más o menos frecuencia diaria...eso es lo que tenemos y lo que nos está dejando tan mal sabor de boca a los españoles.

Menos mal que a ratos, se puede una evadir, escuchando la buena música que se oye en las calles, porque tampoco tienen donde hacerlo y porque nadie les paga por ello.

Supongo que algunos ponen sus últimas esperanzas en el gran Sorteo de Navidad...

Un beso.

AleMamá dijo...

¡Ay, Fernando, qué cuadro nos pintas, hombre! Es una pena que estén así de mal,pero lo que dices de "Siguen cerrando tiendas pero van abriendo otras nuevas, cada vez de peor ropa, cada vez de peores muebles, cada vez de peor comida" pasa en todos lados. Si no es en nuevos barrios o centros comerciales no se abren tiendas de calidad ni originales.
Saludos

ojo humano dijo...

Los ladrones son parte de nuestra existencia, es una parte del sufrimiento que nos toca, inherente a la fe, creo. Por otro lado Salomón dijo, en algún proverbio que, “tal vez haya excusas para un ladrón que roba porque se muere de hambre.”
¿Quieres que te ayudemos a rogar al Padre por tu país?
Yo creo que la “oración puede mucho”

ALMA dijo...

Muy similar a lo que ocurre en Buenos Aires, ropa, comida y muebles carísimos y de mala calidad, sumado a esto el "cepo" en el que estamos, por lo tanto no hay medicamentos, artículos para dentistas, guantes de examinar o cosas simples como mamaderas o cacerolas. A eso sumarle las muertes a diario que ocurren por robos a veces por nada, otras por un par de zapatillas, un bolso o un tv...

Creo que debemos rezar por nuestros dirigentes.


Buena semana

Fernando dijo...

Bueno, Yeste, el Ayuntamiento de Madrid quiere perseguir a los músicos callejeros, que tengan que tener licencia y pagar una tasa, una barbaridad.

El problema de eso en España, Alemamá, es que refleja una realidad triste, el empobrecimiento de la clase media, que cada vez ganamos menos, pagamos más impuestos, tenemos menos ayuda y -en consecuencia- hemos de consumir menos y peor.

Por supuesto que sí, Ojo Humano: nuestra situación es deseperada, no sólo en lo económico, así que cualquier oración será muy bienvenida.

Hablaron de vuestro "cepo" el otro día en la radio, Alma, de cómo el precio de algunos productos básicos estaba subiendo mucho por las restricciones del gobierno a la exportación. Extraño que todo ocurra poco después de vuestras elecciones presidenciales.

Juan Ignacio dijo...

Hece rato que no estoy en el centro de aquí, pero en un rato viste tres robos, eso es llamativo.

dolega dijo...

Lo relatas perfectamente. Yo también he asistido a días como los que cuentas, desgraciadamente.
Besazo

Fernando dijo...

Llamativo y terrible, Juan Ignacio, nunca hemos sido una ciudad muy segura, pero con la crisis todo ha empeorado.

Bueno, también tuvo sus cosas muy buenas, Dolega, como la buena música de los que cantaban y la ilusión de la gente con la Lotería.

xtobefree dijo...

Buenos días Fernando. Es preciso que aumente el número de policías locales, nacionales y guardias civiles en todas las ciudades, la seguridad en el campo está muy mal también. En las obras no dejan un metro de cable de cobre. Tras la pérdida moral en la Nación, ahora roban y te echan la culpa o a la crisis, sociedad o a vete tú a saber. Un abrazo.

Fernando dijo...

Hacen falta más policías y también más políticos jefes de la policía que se tomen en serio el asunto, NIP, al menos en Madrid.