lunes, 12 de marzo de 2012

11 de marzo

Octavo aniversario del atentado terrorista en Madrid que facilitó la victoria de Zapatero en 2004.

En Misa el párroco añadió una petición espontánea: por los muertos, por los heridos, por sus familiares. Y siguió: "por que las autoridades aclaren definitivamente lo qué ocurrió". Me pareció extraño esto último. La sociedad española está dividida entre quienes creen que fue un atentado islamista, debidamente investigado y juzgado en su momento, y quienes sospechan que hubo algo más, quizá la colaboración de algún policía socialista, sin que esto se haya aclarado hasta el final. Me sorprendió que el párroco se implicara.

Fui al muro junto a la que estalló uno de los trenes. No había nadie ni rezando ni llorando. Había fotos, flores artificiales, velas apagadas, mensajes, a lo mejor no eran de ayer sino de hace un año. Al lado había un gran almendro, muy bonito, con las flores blancas y las hojitas verdes: nos recuerda que la vida sigue siempre para las sociedades y para las personas (salvo que tú seas al que le toque la bomba, claro).

9 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Un recuerdo por ese día, Fernando.
No veo raro que se pida por el esclarecimiento, ¿tan clara quedó la cosa?

paterfamilias dijo...

Yo tampoco lo veo tan raro (aunque aquí habría sorprendido muchísimo, la verdad)

Fernando dijo...

Lo que me pareció raro es que el cura lo dijera en Misa, Juan Ignacio: puede tener una opinión particular, pero mojarse en un tema tan polémico es delicado.

Imagínate si lo dice un mossen, Páterfamilias, le echan de la parroquia inmediatamente.

Juan Ignacio dijo...

Quizás haya una fuerte percepción de que el caso está resuelto y no la llego a percibir.
Acostumbrado a que acá nada quede resuelto y siempre debemos pedir para que se esclarezcan los casos...

Andy dijo...

Si hay pruebas e indicios suficientes como para considerar que la investigación debe continuar para llegar a la verdad de los hechos hay que seguir, sin duda.

Otra cosa es la paranoia conspiranoica. Hay que evitar los extremos.

Que el Señor conceda el consuelo a las familias de las víctimas.

Fernando dijo...

Juan Ignacio, hubo una investigación de la policía y de la fiscalía, se hicieron unas pruebas, se juzgó a unas personas y se condenaron a unos pocos acusados. El gobierno y los periódicos socialistas dijeron que el caso estaba cerrado y que había que olvidarlo. Otros periodista han analizado las pruebas y las sentencia y han visto graves errores, lo que hace sospechar que alguien cercano al Poder estuvo implicado. De ahí la discusión nacional.

Así sea, Andy: que bajo la discusión política no olvidemos nunca a las personas vivas, a su dolor, ni a los muertos ni su memoria. Ojalá sea así.

xtobefree dijo...

Buenas tardes Fernando. Yo quiero un párroco de esos, bueno, miles.Un abrazo.

Fernando dijo...

No te lo puedo mandar, NIP, aquí nos hace mucha falta.

Nodisparenalpianista dijo...

Qué valor el cura.

Extraordinario el final del texto, Fernando.