martes, 13 de septiembre de 2016

Milagro, dentista, higos, cucaracha

Dios me despierta en medio de la noche y a los dos minutos empieza a llover. Me levanto rápido a recoger la ropa tendida.

...

Como cada mes de septiembre, vuelvo al dentista. Antes de la crisis económica había que esperar dos o tres horas pues la sala de espera estaba llena. La crisis lo cambió: apenas había nadie esperando, apenas tardabas en pasar.

Ayer sólo había un paciente delante mío. Pasé rápido.

...

 Días de higos verdes. Hay que aprovechar, pronto desaparecerán de la frutería.

...

En el aseo de caballeros de la oficina hay una cucaracha enorme de color rojo, viva. No me atrevo a matarla. Llamo a la jefa de limpieza, me dice que se encargará de ella. Vuelvo una hora después y la cucaracha sigue ahí, viva. Vuelvo antes de salir y sigue ahí, viva.

Lo más  misterioso: que en la tablita de la puerta figura que ha habido dos revisiones desde mi llamada. Quizá la señora de la limpieza sea una ecologista compasiva.

9 comentarios:

ojo humano dijo...

Tal vez la cucaracha es su mascota y no tiene dónde dejarla.
O es una bicha de plástico y la tiene para asustarlos.

Y sí, los milagros pequeños o grandes, personales o colectivos, se producen todos los días. Solo hay que saber mirar.

¡Ah, qué delicia los higos!, aquí tenemos unos negros grandes y pulposos, verdes muy pocos.

Fernando dijo...

De plástico nada, Ojo Humano: movía las patitas e intentaba meterse bajo el inodoro. Algo asqueroso, raro, pues el aseo suele estar impecable.

Hay milagros todos los días. La pena es que vayamos deprisa y no nos fijemos.

Acá en España pasa igual: los oscuros duran mucho pero son menos dulces que los verdes; en Madrid estos sólo se venden en septiembre, una pena.

ALMA dijo...

Ayyy esas corridas de madrugada por la ropa!!! Son milagros realmente, actualmente no salgo porque por el cambio climático o lo que sea, las tormentas son sumamente fuertes sobre estos lares y por los medios se realizan advertencias por las descargas eléctricas que se han llevado vidas, al hacer contacto con el alambre.

Los higos, que ricos, podés ponerlos en almibar y atrapás su sabor por mucho tiempo.

Las cucarachas son inmortales, jajaja.

Fernando dijo...

Fue todo milagroso, Alma: al anochecer estaba despejado, durante la madrugada se cubrió y me desperté un minuto antes de que empezara a llover. Lo vi como un pequeño milagro.

Hummm... También tiene encanto que sólo duren un mes. No es como el resto de la fruta, gracias a los invernaderos la puedes tomar todo el año.

Jajajaja... Esa va a ser la explicación.

Luisa dijo...

Lo peor lo del dentista Fernando, que mal lo llevo, menos mal que no suele hacerme falta :)
Besos, muchos

Luisa dijo...

¡¡¡Ah, ahhhhh!!!! Tercer comentario que se me pierde...

Luisa dijo...

¡¡¡¡Ah jajajajajajaj que tienes moderación de comentarios!!!! jajajajajaja

Sorry, borra todos menos uno :)

Fernando dijo...

Todo acaba llegando, Luisa. Gracias de corazón.

dijo...

Buenísimo....jjj
Saludos fraternos