jueves, 5 de septiembre de 2013

Madrid 2020

En junio la madre de un amigo mío empezó a tener dolores en un ojo y fue al oftalmólogo, en un hospital público de la Comunidad de Madrid. El médico le diagnosticó una enfermedad grave y le dijo que tenía que operarse rápidamente pues si no corría el riesgo de quedarse sin visión. Pero le dio hora para hacerse el pre-operatorio en octubre. La mujer se indignó, ¿es que perder la vista no era algo suficientemente grave como para operarse ya? No, le dijo el oftalmólogo, sólo el riesgo de muerte justifica la operación inmediata, nadie se muere por quedarse ciego de un ojo, no es urgente, no hay dinero para operaciones urgentes si no hay riesgo para la vida.

La madre de mi amigo se operó en una clínica privada a la semana siguiente, pagando mucho dinero. Salvó la visión del ojo.

Un país en el que ocurre esto ¿puede gastar dinero en montar unos Juegos Olímpicos? Yo creo que no. De ahí mi admiración por el anterior presidente del gobierno de Italia, Mario Monti, y el alcalde de Roma, que humildemente reconocieron que no estaban como para montar Olimpiadas y se retiraron. Pero ellos están mejor que nosotros.

(Inesperado aliado de Madrid en éste su tercer intento consecutivo: la central nuclear de Fukushima, que sigue echando porquería al aire y al agua. Parece ser que hay electores olímpicos y atletas a los que les da miedo estar a 200 kilómetros de esta inmundicia. Qué susceptibles)

16 comentarios:

Gala dijo...

Vergüenza ajena es lo que da este país. Y luego unas comunidades más que otras, también es verdad.
No estoy segura si se salva alguna. La corrupción nos inunda y luego sólo hay dinero para lo que quieren.
Es mejor unos juegos olímpicos, o un parque de las Vegas que operar a los pacientes aun a riesgo de perder la visión o quien sabe que más.
En fin, indignante es poco. Repugnante yo creo que se acerca un poquito más a la descripción que daría yo de quien nos gobierna.
Aunque a mi parecer, son todos iguales. Mismos perros con distintos collares.
Parece ser que el sillón de la política tiene algún veneno especial. Tal vez deberíamos preguntárselo a los de la central nuclear de Fukushima. Quien sabe? igual también subvencionan los asientos.

Muy buena tu crítica.
Besos mediterráneos.

yeste lima dijo...


Estamos en la mediocridad del ser humano, siempre tirando para lo más bajo.

¿Qué se puede esperar de unos mandatarios que prefieren cualquier acto social a los que ellos creen que se les va a sacar partido y que seguramente vuelvan a equicocarse y no nos enteremos.... a intentar cumplir con el juramento que hicieron y mirar por la salud y la salvaguardia de los españoles?. Verdaderamente vergonzoso y lo malo es que ya no hay confianza en nadie que se ponga al frente del gobierno, estoy de acuerdo con mi amiga Rebeca,... mismos perros con distintos collares.

Interesante y certero.

ojo humano dijo...

Esto de la salud es un drama, por un lado somos descuriosos con la alimentación y por otro los sistemas son deficientes.
Estar sano o morirse es la alternativa. En el medio de los dos verbos está toda la gama de tragedias. No somos ajenos a esta realidad, particularmente peleo conmigo misma para evitar excesos.
Un tema con muchas aristas (casi todas dolorosas).

ALMA dijo...

En todos lugares ocurren situaciones similares.

Aqui en Argentina si no se tiene una obra social (cuanto mas cara mejor) en lo posible hay que evitar las enfermedades, porque algunos hospitales publicos son “insalubres“ con muchas carencias tanto de profesionales, estructurales, de equipamiento y humana.

Mi ideal sEria que todos tengamos acceso a un sistema de salud de excelencia, para ello pagamos impuestos, pero por lo visto no es posible.

Fernando dijo...

Gracias, Gala. Me han contado que ya hoy, sin saber si nos los dan o no, se está haciendo un montaje carísimo en la Puerta de Alcalá para celebrarlo. Augurio de lo que ha de venir.

Eso es así en todas partes, Yeste, en Madrid y en Sevilla, en Andalucía y en Japón. Una pena.

Es algo con lo que no se debería jugar, Ojo Humano, y en España se juega con ello como si fuera una pelota de tenis.

Díselo a una amiga mía, Alma: su padre tenía cáncer y se ha muerto de una infección en el cateter por el que le metían la quimio.

Luisa dijo...

A ver, canoso resultón:
De sanidad no diré nada porque me faltaría espacio, tanto en positivo como en su contrario.
De las Olimpiadas...Nada sé sobre economía, y esto es una cuestión económica. Desde mis cortas luces pienso que celebrarlas en Madrid será una ventana abierta al mundo entero y facilitará las relaciones comerciales.
También se crearán puestos de trabajo.
Habrá una avalancha turística que engrosará el comercio en general y el madrileño en particular.
O soy muy simple o le veo más aspectos positivos que negativos, partiendo de la base de que básicamente el grueso de instalaciones ya está.

Besos desde el Sur

Anónimo dijo...

Olimoneuvi
Pues ya no hay remedio... Y mi opinión, desde el analfabetismo en estos temas, es que ante todo es un negocio para los peces gordos. El ciudadano recogerá las migajas que caen de la mesa, a veces migajas envenenadas...
Y lo peor es que otra vez van a obligar al país a ser cómplice de otro acto bélico.

Un afectuoso saludo para todos
Olimoneuvi

Anónimo dijo...

¡Al final nos libramos de endeudarnos un poco más!
Ahora falta librarnos de la guerra.
Olimoneuvi

Juan Ignacio dijo...

bua, bua, bua y jua, jua, jua, al final

Fernando dijo...

Me gusta la gente optimista, Luisa, pero lo tuyo es pasarse.

Del gasto, de la guerra, de la corrupción, del despilfarro... Es una lista sin fin, Olimo.

Gracias (creo), Juan Ignacio.

Juan Ignacio dijo...

De nada.
(¿Creo?)

maria jesus dijo...

En cuanto a las olimpiadas ya no queda nada por decir.

Se podría decir tanto de la sanidad...

AleMamá dijo...

Es terrible, y pasa en todos lados.
Tengo un primo pobre y casi lisiado por problemas de columna que casi le impiden andar y para empezar no lo jubilaban porque no le daban las licencias por discapacidad porque lo tramitaban con los médicos en un círculo vicioso injusto e inhumano. Hoy está temporalmente jubilado pero nadie se hace cargo de su problema y no lo operan estando cada día peor.

Fernando dijo...

Mejor pasar página, María Jesús, y olvidar una historia en la que nunca debimos entrar.

Son cosas tristes, Alemamá, en todos los sitios los gobiernos despilfarran el dinero en tonterías y luego no hay para lo importante.

yeste lima dijo...

Echo de menos otra entrada, ¿todo va bien?....Vale mejor que sea así.
¿has contestado que sí, verdad?

Besos.

Fernando dijo...

Yes, Yeste.